Jesse Owens

Jesse Owens: el atleta que derrotó el nazismo

Jesse Owens fue un atleta afroamericano que nació el 12 de septiembre de 1913, en Alabama – Estados Unidos, proveniente de una familia muy humilde. Desde muy pequeño le tocó trabajar para ayudar a su familia y poder estudiar, de hecho, en la escuela fue donde empezó su interés por el atletismo.

Allí conoció a Charles Riley quien después sería su entrenador. En la universidad era conocido como la bala donde había conseguido más de 7 títulos compitiendo. A pesar de su buen rendimiento nunca se ganó el derecho a una beca y se veía obligado a trabajar para poder pagarse sus estudios.

En el año 1935 se ganó su derecho a competir en los juegos olímpicos que se disputaban en Berlín. Owens logró hazañas increíbles en los juegos de la Big Ten Conference, rompiendo 3 records mundiales, todos esos logros en tan solo 45 minutos.

Juegos olímpicos  de 1936 en Berlín

Jesse Owens llegó a estos juegos Olímpicos representado a Estados Unidos. En ese periodo, Hitler lideraba a la Alemania Nazi con un legado de superioridad racial, donde trataban a los negros y a los judíos como una raza inferior.

Hitler quería que los atletas alemanes ganaran todas las medallas, para así demostrar que eran una raza superior, pero eso no sucedió. De hecho, en ese mismo año, Adi Dasler, fundador de la compañía Adidas, convenció a Owens para que calzase sus zapatillas, convirtiéndose en el primer patrocinador de un atleta Afroamericano.

Jesse Owens derrotando el nazismo

Los juegos olímpicos de Berlín en el año 1936, fueron trasmitidos por primera vez en televisión. Un acontecimiento que el nazismo utilizó como propaganda para impresionar a al mundo, demostrando la grandeza de una Alemania pacífica y próspera.

Estos juegos fueron marcados por hazañas nunca antes logradas por un atleta de color, ganando 4 medallas de oro. Cada día que este competía era un puñal para el nazismo, con sus grandes victorias frente a los atletas alemanes. Adolf Hitler decidió no felicitar a ningún atleta que no fuera alemán, rehusando estrechar la mano de Owens, según la historia oficial.

Este gran atleta se convirtió en la estrella de los juegos de Berlín, ganando 4 medallas de oro y compitiendo sin ningún complejo de inferioridad.

La Hazaña que unió a los atletas de Alemania y Estados Unidos

Al ver todo lo que había conseguido Owens antes de llegar a los juegos olímpicos, Hitler pidió al mejor atleta alemán, Carl Ludwig, que se midiera con el corredor afroamericano, pero lo que nadie esperaba era que el corredor alemán le diera unos consejos a Owens para que saltara más atrás y no fuera descalificado.

Esta recomendación lo llevó a alzarse con la medalla de oro, y es por ello que fue corriendo a abrazar a Ludwig. Esto fue un hecho histórico, una estrella alemana abrazando a un hombre negro al que Hitler no quiso saludar. Con este hecho histórico fueron derrotados los estereotipos impuestos por el nazismo de Hitler.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: