vie. Feb 22nd, 2019

Irán se enfrenta a su ‘mayor crisis’ 40 años después de la revolución

Iran se enfrenta a su mayor crisis 40 años despues de la revolucion

Irán se enfrenta a su 'mayor crisis' 40 años después de la revolución. Imagen de el 9 de octubre de 1978, manifestantes iraníes se manifiestan contra Shah Mohammad Reza Pahlavi en Teherán, Irán.

Algunos observadores dicen que más disturbios podrían extenderse y sacudir aún más al régimen.

Mientras Irán celebra el 40 aniversario de la revolución del ayatolá Ruhollah Jomeini, la República Islámica está atrapada en la crisis más grave de su historia y podría enfrentar un colapso si evita reformas fundamentales, dijeron los observadores.

“Hoy el país enfrenta la mayor presión y sanciones económicas en los últimos 40 años”, dijo el presidente iraní, Hassan Rohani, durante una ceremonia en el santuario de Jomeini.

Rohani culpó a las sanciones impuestas por el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, quien intentaba obligar a Teherán a aceptar reglas más estrictas para su programa nuclear, por las dificultades. “El sistema islámico no debe ser culpado”, agregó.

Muchos iraníes discrepan.

Cuando Khomeini regresó del exilio en Francia el 1 de febrero de 1979, prometió construir una orden justa basada en los valores islámicos. Diez días después, el gobierno de Shah Reza Pahlavi se derrumbó.

Sin embargo, 40 años después, se ha establecido la desilusión y muchos iraníes se quejan de la mala gestión económica, la corrupción y un sistema político que no responde en un país de 80 millones de personas que se encuentra en algunas de las reservas de petróleo y gas más ricas del mundo.

Abolhassan Banisadr, el primer presidente de Khomeini, acusó al líder de la revolución de la traición. Le dijo a Reuters que Jomeini se había comprometido con los principios democráticos y los derechos humanos durante su exilio, pero ignoró esas promesas después de su regreso. “Para mí fue un momento muy, muy amargo”, dijo Banisadr, y agregó que Irán era una “dictadura” hoy.

Desde que se iniciaron las sanciones de Trump el año pasado, los trabajadores, incluidos los camioneros, granjeros y comerciantes, han llevado a cabo protestas esporádicas contra las dificultades económicas. Las manifestaciones han llevado ocasionalmente a enfrentamientos con las fuerzas de seguridad.

La oposición a los Estados Unidos, llamada el “Gran Satanás” por los funcionarios iraníes, ha sido un principio de la República Islámica desde su inicio. Muchos iraníes desconfiaban de los estadounidenses debido al golpe de Estado estadounidense contra el Primer Ministro iraní Mohammed Mossadegh en 1953 y al apoyo de Washington al shah y a la supuesta ayuda estadounidense para una posible contrarrevolución que llevó a la toma de la embajada estadounidense en Teherán en 1979 y la crisis de los rehenes que duró hasta enero de 1981. Las relaciones diplomáticas permanecen cortadas.

El voto de Irán de exportar su revolución de derrumbamiento de la dinastía profundizó la confrontación con Occidente y los adversarios entre las monarquías y otros gobiernos de la región. El apoyo a Hezbolá en el Líbano y a los rebeldes hutíes en Yemen demostró a otros jugadores que Teherán estaba empeñado en establecer una “Media Luna Shia” desde Irán a través de Irak y Siria hacia el Mediterráneo.

El acuerdo nuclear de 2015 permitió a Irán salir del aislamiento internacional, pero el anuncio de Trump en mayo pasado de retirarse del acuerdo significó que las sanciones diseñadas para paralizar las vitales exportaciones de petróleo de Teherán regresaron con una venganza. Trump calificó a Irán como el “principal patrocinador estatal de terrorismo” y una “dictadura corrupta” en su discurso sobre el Estado de la Unión el 5 de febrero.

Los esfuerzos de Teherán para amortiguar los efectos de las sanciones de los Estados Unidos solo han tenido un éxito parcial. El presunto complot de terror iraní contra los disidentes en Europa socavó los esfuerzos del gobierno iraní para proteger sus relaciones con los condados de la UE que se oponen a la decisión de Trump, pero desconfían de las actividades iraníes dentro de sus fronteras.

Como resultado, el progreso económico que Rohani había esperado no se ha materializado. Una crisis monetaria, un sector privado sofocado por empresas estatales o compañías con vínculos con el ejército, un sector bancario tambaleante y una escasez de bloques de inversión extranjera. El Fondo Monetario Internacional espera que la economía iraní se contraiga un 3,6% este año.

Algunos observadores dicen que más disturbios podrían extenderse y sacudir aún más al régimen. “Existe un potencial para un movimiento de la clase trabajadora que podría presionar al gobierno de manera sin precedentes”, dijo Arash Azizi, un escritor de asuntos iraníes con sede en Nueva York. “Hay una tradición para esto: en 1979, la huelga mortal contra el régimen del shah provino de los trabajadores petroleros que protestaban”.

Farhang Jahanpour, un académico iraní y miembro de Kellogg College en la Universidad de Oxford, dijo que el régimen tendrá que enfrentar problemas clave. Problemas subyacentes si quiere sobrevivir.

“El establecimiento político y religioso iraní debe realizar algunos cambios drásticos en su ideología, sistema de gobierno y políticas internas y externas si desea escapar de una gran agitación social que lleve al posible colapso del sistema”, escribió Jahanpour en un análisis para el extranjero. Blog de política de LobeLog.

“Irán debe aprender de la experiencia de la Unión Soviética y otras revoluciones que colapsaron porque no respondieron a las demandas de su pueblo”, agregó.

Jahanpour destacó la “velayat-e faqih o la tutela de los clérigos”, un principio central del sistema de Jomeini, como un área que tenía que cambiar. “La generación joven de Irán no necesita guardianes clericales”, dijo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: