Un toldo para cada lugar

La instalación de un toldo, una necesidad para un futuro cada vez más caliente

El cambio climático es una realidad, nadie puede dudar del aumento de temperatura que año tras año se viene sufriendo a escala global. En las manos de cada persona, a nivel particular o profesional, está el disminuir en lo posible las consecuencias de este calor que ya se está padeciendo, sobre todo en el sur de la península.

Son muchas las ventajas que ofrecen la instalación de un toldo en una propiedad particular o en un negocio. No solo se trata de crear sombra para protegerse de los rigores del verano y del aumento de la temperatura, también cumple funciones de aspectos energéticos, saludables e incluso ecológicos.

Un toldo para mejorar en calidad de vida

El futuro plantea serios retos que hay que empezar a afrontar desde este momento. Con toda probabilidad, el cambio climático y el aumento de la temperatura sean las mayores preocupaciones que en el plano global afectan a todos los españoles, con más seriedad y preocupación a los habitantes del sur.

La colocación de un toldo va a mejorar sustancialmente la calidad de vida de las personas ahora y en el futuro próximo. Con una pequeña inversión, ya que, por ejemplo, estos toldos en orihuela, que se pueden ver detrás del enlace referenciado, son realmente resistentes y cuentan con el sistema más económico del mercado.

En la dirección web toldoscostablanca.com, se entra en los detalles de este sistema de toldo denominado Stor que reduce notablemente la factura en su instalación. Además, se podrá tener información de todos los modelos de toldos existentes, así como los lugares ideales para su instalación. Con esta página, el camino a la mejora de las instalaciones, y con ello a la calidad de vida, será un poco más directo.

Menos contaminación

Efectivamente, la instalación de un toldo para protegerse del sol disminuye la entrada de calor a los hogares, reduciendo la temperatura hasta en un 80 %. Gracias a esta disminución se evita el uso excesivo de los aires acondicionados, lo que posibilita un ahorro energético notable, optimizando el funcionamiento de estos aparatos y reduciendo la contaminación.

Economía

Directamente relacionado con el punto anterior, el ahorro energético que proporciona tiene un efecto inmediato y lógico sobre la factura de la luz.

Protección de la piel

La incidencia de los rayos UV sobre la piel tiene efectos tan perjudiciales como los melanomas, el envejecimiento prematuro o el cáncer de piel. La lona de los toldos ofrece una elevada protección de la piel contra este tipo de radiaciones, un nivel de protección que varía con el color utilizado, mayor cuanto más oscura sea esta tela. Puede llegar a filtrar más del 90 % de los rayos UV que emite el sol y que también afecta provocando daños en los ojos, como las cataratas, y suprimiendo el buen funcionamiento del sistema inmunológico del organismo y las defensas naturales de la piel.

Un toldo para cada lugar

Expertos como los que se localizan en la página web antes mencionada, toldoscostablanca.com, insisten en que cada tipo de toldo tiene un sitio específico, siendo los más capacitados para recomendar el mejor modelo para el lugar concreto en el que se desea colocar.

Toldo para mejorar la calidad de vida

Cabe distinguir pues espacios para su colocación, tan diferentes como las terrazas de las viviendas y negocios, los jardines, las balcones, las ventanas, los comercios… según el lugar, se colocarán toldos extensibles, de cofre o semicofre, de ventana, de balcón, de punto recto, de barandilla, costadillos, capotas, para marquesinas, screen…

La importancia de la lona

Se podría asegurar, sin animo a equivocarse, que la parte más importante del toldo es la lona. Por este motivo hay un aumento constante en las exigencias sobre estos textiles en referencia a la protección solar que deben ofrecer. Los fabricantes de estas telas deben estar al tanto o ser ellos mismos innovadores, aumentando las propiedades para dar cobertura a las demandas de este mercado.

En este sentido, hay que saber que es dentro del denominado Código Técnico de la Edificación CTE donde se localiza el marco normativo donde se forman los requerimientos mínimos de calidad de los edificios y sus infraestructuras, permitiendo el cumplimiento de las cuestiones básicas de la edificación establecidos en la Ley 38/1999 de 5 de noviembre, de Ordenación de la Edificación.

Las funciones específicas de estos textiles denominados técnicos son, por tanto, las dirigidas a la regulación del efecto térmico, el control del ambiente luminoso, el equilibrio entre protección solar y protección térmica, un nivel de visibilidad óptimo, evitar en lo posible el efecto invernadero y los deslumbramientos, la búsqueda del ahorro energético y la protección de los agentes atmosféricos.

Por otra parte, en la elección final de este tejido habrá que tener en cuenta cierta exigencias técnico – cualitativas, como la estabilidad dimensional del tejido, su versatilidad, la gama de colores, los acabados metalizados, el espesor y el gramaje adecuado, la resistencia a la tracción y al desgarro, el factor de abertura, la resistencia al fuego, a la intemperie, al uso y al paso del tiempo, su falta de adhesión a la polución y una textura que sea lo más parecido a un textil.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: