Formación especializada para profesionales de las residencias

Cada vez es más importante que los profesionales de las residencias tengan una formación especializada

Debido a la complejidad que representa el cuidado de los adultos mayores y considerando el contexto de pandemia, la especialización se ha convertido en una necesidad para los profesionales de enfermería. En medio de la emergencia ocasionada por el virus SARS-CoV-2, las residencias de mayores se han convertido en el lugar donde el coronavirus ha tenido mayor impacto.

Es por ello que la especialización a través de cursos como el de Prevención y Control de Infecciones (PCI) en la Atención Residencial y Sociosanitaria: Manejo Clínico del Paciente COVID-19, se plantea como una necesidad. La pandemia ha dejado en evidencia la enorme necesidad de especialización de los profesionales del sector, con el objetivo de mejorar la calidad de los cuidados ofrecidos.

Programa de formación continua novedoso a nivel nacional

Tomando en consideración todo lo anterior, el Instituto de Formación Continua IL3, perteneciente a la Universidad de Barcelona, se ha encargado de ofrecer una nueva edición de su programa formativo pionero. Se trata de un curso que ofrece a los profesionales del sector enfermería la posibilidad de desarrollar habilidades relacionadas con el manejo clínico de pacientes Covid.

Esta formación incluye todos los protocolos necesarios para evitar contagios por parte de una población vulnerable, como los adultos mayores que conviven en residencias. Gracias a este curso, los establecimientos tendrán la posibilidad de comprender con exactitud todas las medidas de higiene y autoprotección dentro del centro.

¿Cuáles son los bloques temáticos ofrecidos en esta formación?

El curso de ‘Prevención y Control de Infecciones (PCI) en la Atención Residencial y Sociosanitaria: COVID-19’ incluye tres bloques temáticos:

  • Enfermedades infecciosas y COVID-19.
  • Precauciones necesarias para evitar la transmisión de agentes infecciosos en centros sanitarios, residenciales y sociosanitarios.
  • Bioseguridad e higiene relacionada con la asistencia sanitaria.

Toda la metodología tiene fundamento práctico, buscando que todos los estudiantes tengan una participación activa durante las lecciones. Los objetivos principales de la formación son los siguientes:

  • Aprender a reconocer aquellas enfermedades infecciosas de mayor prevalencia en las residencias.
  • Identificar el riesgo de infección existente en los centros residenciales.
  • Reconocer la importancia del ambiente como fuente de infecciones víricas.
  • Conocer las medidas de autoprotección y aprender a utilizar correctamente los Equipos de Protección Personal (EPP).
  • Implementar medidas de protección durante la visita de personal externo a la residencia.
  • Saber actuar correctamente ante situaciones de posible contagio, utilizando pruebas diagnósticas y dominando el protocolo de actuación.
  • Determinar cuáles son los cambios necesarios para adaptarse a periodos donde existe un potencial de transmisión elevado.
  • Validar todo el protocolo de limpieza y desinfección cuando existen posibilidades elevadas de transmisión del virus SARS-CoV-2 en residencias.
  • Aprender a sectorizar espacios y diseñar ambientes seguros.
  • Integrar todos los conocimientos previos y recién adquiridos, para ejercer la práctica asistencial con pacientes afectados por COVID-19.

Aunque ofrece conocimientos generales sobre la prevención de infecciones de todo tipo, dedica especial atención a la enfermedad generada por el virus de la COVID-19.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: