Reeducación postural

La importancia de corregir tu postura

Desde la llegada de la pandemia a nuestras vidas, muchos de nosotros hemos empezado a preocuparnos cada vez más por nuestra salud, cuidando para ello hasta el último de los detalles. Uno de los aspectos de la salud que más hemos estado descuidando estos últimos años y que puede parecernos insignificante se trata de nuestra postura. A continuación vamos a hablarte de la reeducación postural, en qué consiste y qué puedes hacer para llevar a cabo la corrección postural que necesitas.

Todo lo que debes saber sobre la reeducación postural

Ante todo hemos de entender que nosotros, como seres humanos, somos asimétricos. Ya sea por la distribución de nuestros órganos, por tener un brazo más largo que el otro o cualquier otra causa, lo cierto es que seguramente encontremos en nosotros algún signo de asimetría. Los problemas surgen cuando dicha asimetría también puede aplicarse a nuestro patrón postural, que podemos definir como la postura que tenemos cuando estamos de pie sin hacer nada. Existen diferentes patrones posturales que nuestro cuerpo puede adoptar, y que pueden acarrear algunos problemas de salud que, en la medida de lo posible, debemos evitar.

El origen de estas desviaciones posturales se deben a sobrecargas que forzamos en nuestro cuerpo, en las que una de las partes de nuestro cuerpo toma mayor protagonismo del que debería. Para compensar, lo que hacemos es desequilibrar nuestra postura, dando lugar de esta manera a un círculo vicioso que fuerza a la permanencia en esa mala postura para perpetuar dichas compensaciones. Algunos ejemplos de malas posturas son: hiperlordosis lumbar, pulsión posterior, hipercifosis torácica, cabeza adelantada, etc.

Reeducación postural: definición y beneficios

El efecto que estos patrones posturales perjudiciales pueden tener sobre nuestra salud varían desde dolores de espalda, hombro o cadera hasta a dificultades para respirar. Es por ello que resulta imprescindible, dada esta situación, pasar por un proceso de reeducación postural que permita la liberación y reequilibrio de los músculos, tendones y fascias involucradas, reevaluando para ello el modo en el que estamos de pie, sentados, andando… entre otros. Dicho tratamiento suele ser ofertado por fisioterapeutas, quienes centrarán su atención en hacer desaparecer ese dolor, inestabilidad, debilidad o disfunción causados por una mala postura, llevando a cabo para ello un planteamiento único capaz de adaptarse a cada caso en específico.

A través de los tratamientos basados en la corrección postural, el paciente puede disfrutar también de una serie de efectos emocionales beneficiosos. Entre ellos encontramos grandes niveles de relajación de cuerpo y alma, fundamentales para una buena salud emocional que permita el bienestar del sujeto.

Las prácticas más empleadas en la reeducación postural

Dentro de la reeducación postural, hemos de destacar un total de 4 posturas básicas que traen grandes beneficios tanto a nivel físico como emocional a aquellos que las practican:

Reeducación postural de pie y apoyado en la pared: consiste en apoyar tanto la espalda como los talones sobre la pared, manteniendo al mismo tiempo la mirada en un plano horizontal. Mediante esta postura se consiguen corregir la colocación del cuello, las caderas, piernas, rodillas… enfocando sus beneficios, principalmente, en la parte inferior del tronco.

  • Reeducación postural de pie sin apoyo: postura bastante sencilla, que consiste en mantenerse erguido con los pies ligeramente separados uno del otro y sin apoyarse en ningún objeto. Muy útil para diagnosticar defectos posturales, en esta postura el sujeto deberá mantener la espalda y los hombros bien erguidos, fijando su mirada en el plano horizontal.
  • Reeducación postural en el suelo: el sujeto ha de tombarse boca arriba flexionando las rodillas, abriendo las piernas y manteniendo los pies apoyados en el suelo, con los brazos abiertos, las palmas de las manos boca arriba y la nuca correctamente apoyada. Mediante esta postura se pretende trabajar la musculatura frontal, provocando así la descarga de toda la tensión acumulada en la espalda.
  • Reeducación postural sentada: para realizar este tratamiento, el sujeto ha de sentarse en una camilla, manteniendo la espalda erguida y sin apoyo alguno. Las piernas deberán estar ligeramente flexionadas, situando las plantas de los pies unidas una con otra, los brazos han de estar relajados, el cuello erguido y la mirada debe mantenerse en el plano horizontal. El terapeuta aprovechará esta postura para estirar la zona de la espalda, alviando así las tensiones acumuladas por el estrés, la preocupación por el trabajo, entre otros.

Además de los tratamientos antes mencionados de corrección postural, hemos de recomendarte también los materiales que encontrarás en esta web de ayudas técnicas de optimización postural: Ortodinamics. Ahí podrás encontrar las mejores ayudas para deportistas del mercado, así como diferentes materiales enfocados a un público más amplio que les permitirán aprovechar todos los beneficios que ofrece la reeducación postural desde la comodidad de sus casas. De modo que si alguna vez has sentido que tu patrón postural no es el más adecuado, puedes contar con los productos de Ortodinamics para comenzar un cambio a mejor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: