Milagros deportivos para el Liverpool y el Tottenham

La Champions League de las sorpresas

La Liga de Campeones 2018/2019 está siendo histórica. Tras tres años de dominio madridista, la competición futbolística de clubes más prestigiosa del mundo está dejando unos partidos y unas eliminatorias para el recuerdo. Ya solo queda el capítulo final para conocer quién será el ganador de este torneo. El 1 de junio se enfrentarán dos equipos ingleses: el Liverpool de Jürgen Kloop y el Tottenham de Mauricio Pochettino. Los dos entrenadores llevan años haciendo un trabajo fantástico al frente de sus equipos. El Liverpool tendrá un segundo intento después de haber perdido la última final ante el Real Madrid. El Tottenham puede que esté ante su única oportunidad de llevarse el torneo.

Pronósticos y apuestas deportivas, analistas, entrenadores, jugadores… casi todo el mundo otorga el favoritismo al Liverpool, pero, tal como se está desarrollando esta Champions, nadie se atreve a poner la mano en el fuego por ningún equipo. Y más cuando se enfrentan entre sí dos aspirantes condenados de antemano.

Milagros deportivos para el Liverpool y el Tottenham

El equipo de la ciudad de Los Beatles partía un escalón por debajo del Barcelona y, tras el rotundo 3-0 del partido de ida, pocos apostaban por una victoria red. Por si fuera poco las bajas lastraron al equipo inglés. El Liverpool le dio la vuelta a la elimanatoria desde el corazón, mostrando un espíritu inquebrantable, metiéndose en la mente de los jugadores del Barça, que se fueron empequeñeciendo y no encontraron respuesta para el despliegue, la intensidad y la energía de los hombres de Kloop.

La Champions League de las sorpresas

La historia del Tottenham no es menos milagrosa que la de sus compatriotas. En cuartos acabaron con bastante suerte con el Manchester City de Pep Guardiola, uno de los cocos de la competición. En las semifinales, ante un rival en teoría más asequible, comenzaron sucumbiendo ante un Ajax muy fresco y dinámico. En la ida los holandeses controlaron el partido a su antojo y ganaron 0-1 en Inglaterra. En el partido de vuelta, los londinenses llegaron al descanso con un marcador en contra de 2-0. Tenían 45 minutos para obrar el milagro. Y Mauricio Pochettino lo logró. Llevó el partido al barro, metió en al campo a Fernando Llorente y comenzó a enviarle balones aéreos al delantero riojano. Ahí mostró el Ajax sus carencias. En el último suspiro del encuentro, Lucas Moura logró el tercer tanto de su equipo y completó el hat-trick para meter a su equipo en la final.

Con estos antecedentes es imposible establecer un pronóstico sobre lo que ocurriá el 1 de junio en el césped del Wanda Metropolitano, sede de la final. Se espera un partido muy disputado. Al Liverpool se le acaba de escapar la Premier League en la última jornada, aunque siendo más preciso, lo correcto sería decir que no pudieron arrebatársela al City en la última fecha. El Tottenham no ha podido disputar el título de Liga este año, pero su cuarta plaza final le permitirá jugar la previa de la Liga de Campeones, ronda que no tendrá que disputar en caso de salir vencedor en la final de esta incierta Champions.

El espíritu y la voluntad de los de Merseyside se medirá al fútbol racional y calculado de los de Londres. Solo uno será el ganador de esta Champions tan loca como bonita.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: