Frutas y verduras

Las frutas y verduras como piedra angular de la salud

Las frutas y las verduras conforman uno de los aportes más importantes para nuestra salud. Contando con propiedades únicas y altos valores vitamínicos y proteicos, son pilar fundamental de toda dieta. Tanto si se trata de una potente y dedicado estilo de vida vegano, como si se incorporan para sanear un hábito alimentario desacostumbrado a la luz de la naturaleza.

Los baluartes de la salud

Si bien cada tipo de alimento aporta al cuerpo su valor proteico o vitamínico, el grupo de las frutas y verduras constituye uno de los más poderosos del género alimentario. Contando en su arsenal con elementos como los llamados “superalimentos”, donde encontraríamos tanto las bayas de Goji como la kale, los generosos beneficios para la salud en esta zona alimentaria son brutales. Aunque la ingesta de fruta y verdura pase a menudo entre la población como un mero añadido al postre o al entrante en una comida, la importancia de consumir al menos 3 porciones de fruta y 2 porciones de verdura al día es irrefutable.

Además de todo cuanto ya viene integrado en nuestro hábito alimentario, a partir tanto de la educación, como de la herencia doméstica, existen páginas web como Amazonical.com donde se puede consultar información adicional sobre alimentación natural, saludable y vegana. En este último punto, y aunque el crecimiento del veganismo deba parte de su éxito a una moda, las personas cuya alimentación se basa puramente en plantas, siempre de forma controlada, presentan unos grandes baluartes de salud. Desde un mejor flujo sanguíneo hasta un mayor rendimiento deportivo, como bien atestiguan estudios y documentales al respecto.

Unos enormísimos beneficios

Sea cual sea la preferencia o el estilo de vida del individuo, es innegable la importante labor que las frutas y las verduras realizan para con nuestro organismo. De hecho, gozan de unas cualidades únicas en cuanto a nutrición, aportando distintas vitaminas (C, B, A, E o K), grandes cantidades de agua y todo siendo bajas en calorías. Además, su consumo puede prevenir ciertas enfermedades de corte cardiovascular o digestivo, del mismo modo que regular de forma más precisa el organismo contrariamente a lo que sucede con los excesos de grasa de la carne animal. Además, existen distintos modos de consumir fruta y verdura que no sean del modo estándar.

Importancia para la salud de las frutas y verduras

La fruta deshidratada, que por ejemplo se encuentra principalmente en combinación de frutos secos, aportan una dosis completa de micronutrientes, más concentrados en esta tipología frutal que en la fruta fresca. Del mismo modo, resultan ideales para dietas a régimen, ya que producen un efecto de saciedad que no por ello deja de nutrir, así como sirven como laxante natural siendo, además, aptas para personas con diabetes. Dibujando de nuevo la línea de la fruta fresca, la verdura o la fruta congelada puede incluso ser mejor que en su versión de frescura. Dado su estado de preservación, conservan durante más tiempo sus propiedades.

Este hecho es aplicable a los productos enlatados, ya que su preservación permite asimilar mejor su valor proteico. Asimismo, y retomando la cuestión vegana y marcando su diferencia frente al vegetarianismo, el ingenio de una dieta vegana, acorde con la importancia de la nutrición, es altamente beneficiosa para la salud. Existe un sinfín de combinaciones de alimentos que ensalzan sus propiedades, como sucede en las más extremas dietas crudiveganas. Del mismo modo que el mercado ofrece todo tipo de productos parecidos a la carne, pero conformados por frutas y verduras, granos y semillas, y con un alto valor nutricional. Eso sí, siempre informándose debidamente al respecto.

Dieta sana e informada

Resumidamente, las frutas y verduras contribuyen a la pérdida de peso y la saciedad del apetito. Pero también influyen beneficiosamente en la regulación del tránsito intestinal, nutriendo perfectamente los órganos del cuerpo y, con todo, aportando una gran vitalidad y energía. En este último punto, se ha demostrado, incluso, que es más útil comer una manzana por la mañana para activar la mente que tomar un café. Del mismo modo, tampoco debe cerrarse el espectro de consumo de frutas y verduras al ámbito autóctono. Alrededor del mundo, y alcanzables en el mercado, existen muchos tipos de frutas y verduras distintos a los convencionales según el lugar de origen que pueden intensificar nuestra calidad nutricional.

Las frutas y las verduras son un inmenso vergel de posibilidades gastronómicas, nutricionales y saludables a la que debe atenderse por el bien de nuestra calidad y esperanza de vida. Sin embargo, tampoco es útil atiborrarse de un único alimento para fomentar la absorción de sus beneficios en el cuerpo, sino que debe haber un equilibrio. Una acertada estabilidad alimentaria que, a la par que hurga en la armonía de la fruta y la verdura, esté reforzada por un amplio y sano conocimiento. Un aprendizaje que, como se ha comentado, puede hallarse en portales como Amazonical.com. Y con el que revolucionar por completo la costumbre de nuestro cuerpo hacia una salud de hierro.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: