El Parlamento britanico tambien rechaza un Brexit duro

Imagen de Pixabay.

Europa aprueba el aplazamiento del Brexit hasta el 31 de enero de 2020

Los Veintisiete acordaron un nuevo plazo de tres meses para la salida del Reino Unido de la Unión Europea, anunció el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk.

Después de algunas dudas, los europeos terminaron aceptando, el lunes 28 de octubre, un compromiso para un cambio de fecha para el 31 de enero de 2020. Un cambio «flexible»: el Reino Unido puede abandonar la Unión Europea (UE) antes si está listo, si el gobierno de Johnson logra que la ley de aplicación en la ley nacional de su acuerdo con Bruselas finalmente se apruebe en el Parlamento británico.

En un Tweet el lunes por la mañana, Donald Tusk, el Presidente del Consejo Europeo, confirmó la información definitivamente:

«Los 27 aceptaron la solicitud británica de un aplazamiento del Brexit flexible hasta el 31 de enero de 2020. La decisión debe formalizarse mediante un procedimiento escrito [sin la necesidad de una cumbre especial de la UE]».

Hasta ahora, alguno de los miembros de la UE han sido muy reacios a ver la posibilidad de un nuevo período de tres meses (el tercero) en ausencia de garantías de que, en el lado británico, este período de tiempo se utilizaría «útilmente»  – para organizar elecciones generales, por ejemplo. Debería haberse tomado una decisión el viernes 25 de octubre en Bruselas, pero París exigió esperar el resultado de la votación en la Cámara de los Comunes, el lunes por la noche, sobre posibles elecciones anticipadas el 12 de diciembre.

Los europeos deberían especificar negro sobre blanco que no se trata de renegociar el acuerdo de divorcio obtenido con Boris Johnson a mediados de octubre. Los 27 ya han pasado casi un año y medio negociando un primer acuerdo con Theresa May, que finalmente acordaron reabrir para su sucesor en Downing Street (principalmente en el tema de Irlanda del Norte).

Pero la paciencia de los líderes y diplomáticos está agotada, tanto en Bruselas como en las capitales, incluido Berlín. La UE también insiste en la necesidad de que el Reino Unido, siempre que no esté fuera de la unión, designe un Comisario europeo para la nueva Comisión Van der Leyen.

Una obligación sin consecuencias políticas importantes para Londres: el nuevo colegio de comisionados asumirá el cargo a principios de noviembre, pero después del rechazo de tres candidaturas por el Parlamento Europeo, no estará listo antes, a lo sumo, el primero  de diciembre.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: