Beirut-Libano-Explosiones-Emmanuel_Macron

Beirut-Libano-Explosiones-Emmanuel_Macron.

Estalla la rabia en Beirut contra la incompetencia del gobierno

El presidente francés, Emmanuel Macron, levantó ayer pasiones y odios en Beirut después de su visita oficial a la capital libanesa, la primera de un jefe de estado que viaja en el país después de la peor tragedia humana y material desde la guerra civil libanesa (1975-1990), que ha dejado la zona marítima y el centro de la capital reducidos a escombros. Las pérdidas materiales ascienden a entre 3.000 y 5.000 millones de dólares y al menos 300.000 personas se han quedado sin casa. La brutal explosión de 2.750 toneladas de nitrato de amonio almacenadas en el puerto acabó con la vida de al menos 150 personas según el último recuento, además de 5.000 heridos, muchos de los cuales están graves, y todavía hay decenas de desaparecidos.

La visita de Macron generó aún más caos a intransitables calles de la capital, donde los semáforos no funcionan y se acumulan montañas de escombros, hierros y cristales, y multitud de bolsas de basura esparcidas a ambos lados de la acera. Pero también logró reunir el gobierno libanés y la oposición por primera vez desde la dimisión en noviembre de Saad Hariri en el palacio presidencial de Baabda.

Una de cal y otra de arena

Macron sabía que si empezaba a hablar de reformas políticas, de elecciones anticipadas y de un plan de rescate internacional para el país supondría abrir la caja de Pandora, por eso prefirió centrarse en la tan necesaria ayuda humanitaria que el Líbano requiere ahora con urgencia para digerir la catástrofe. «Quiero organizar la cooperación europea y, de manera más amplia, la cooperación internacional para el Líbano», indicó el presidente galo. De hecho, Bruselas ya está movilizando 33 millones de euros para el país como ayuda de primera necesidad. Macron, pero, también aprovechó para sugerir que «si no se llevan a cabo reformas, Líbano continuará hundiéndose».

https://twitter.com/ElLiberalDiario/status/1291390340075851778?s=20

La relación histórica entre Francia y el país del cedro sigue siendo tan fuerte que los franceses han sido los primeros en enviar todos los recursos posibles para no dejar que el pueblo libanés se hunda del todo. De hecho, muchos libaneses ven París como la capital que les gustaría tener y 50.000 personas firmaron ayer una petición para pedir a Macron que el Líbano vuelva a estar bajo el protectorado francés durante los próximos 10 años. Si a alguien le quedaba alguna duda del papel «redentor» que ejerce la «madre patria» francesa sobre el Líbano, el presidente francés anunció que volvería a visitar el país el 1 de septiembre, cuando el Líbano conmemora 100 años de la su independencia.

Tras digerir el choque emocional que ocasionó a toda una ciudad sentir como la vida te puede cambiar en un segundo, ha surgido de entre los escombros la rabia y la impotencia. Macron visitó ayer la zona cero del puerto y el centro de Beirut, donde la devastación habla por sí misma, y ​​donde también se escucharon las voces de protesta de muchos vecinos que se han quedado sin nada tras la brutal explosión.

Los alegres barrios de Gemmayzeh y Mar Mikhael, conocidos por sus bares de copas y restaurantes, son ahora la fantasmagórica imagen de una ciudad destruida. Incluso los edificios emblemáticos con balcones con más de un siglo de antigüedad que en tiempos pasados ​​tuvieron vistas al mar y que resistieron los bombardeos de la guerra civil, están ahora destrozados.

Súplicas a Macron

No en vano, la visita de Macron hizo que muchos vecinos salieran a protestar a la calle contra los políticos libaneses que han llevado al país a la ruina. Las consignas revolucionarias de las protestas de octubre volvieron a sentirse al paso de la comitiva del mandatario francés. Al grito de «Revolución», «La gente quiere poner fin al régimen!» y «El presidente Michel Aoun es un terrorista!», estallaron muchos libaneses que ahora han perdido la casa y el coche, después de haber perdido su trabajo hace unos meses.

Mientras Macron inspeccionaba una farmacia devastada, un vecino exclamó dirigiéndose al mandatario francés: «Ayúdenos. Por favor, ayúdanos «. El presidente galo también apartó sus guardaespaldas para poder abrazar una mujer que le soltó: «Usted es nuestra única esperanza, señor!»

El primer ministro, Hassan Diab, y el presidente, Michel Aoun, han prometido que harán justicia y llevarán a la cárcel a los responsables de la explosión. La gente cree, sin embargo, que los verdaderos responsables de todo lo que ha pasado son ellos, los mismos gobernantes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: