Escritores famosos que potenciaron sus habilidades con los juegos de azar

Escritores famosos que potenciaron sus habilidades con los juegos de azar

Los juegos de azar forman parte de la historia de la humanidad. Muchos son los personajes famosos que han optado por utilizar esta actividad para potenciar sus habilidades. A través de los juegos nuestra mente se expande, aprendemos a ser más pacientes, a buscar las estrategias necesarias para ganar y nos relajamos. Una mente ganadora es aquella que está preparada para aceptar cualquier reto, no se rinde y siempre saca lo mejor de si mismo. En los juegos y en la vida el ganador es aquel que apuesta al número o a la partida ganadora.

En el mundo de la literatura existen nombres propios, escritores famosos que todos conocemos que en su día dedicaron parte de su tiempo a los juegos. Aunque pueda parecer sorprendente la primera gran obra de la literatura española y un referente a nivel mundial ‘El Quijote’ nos enseña algunos trucos en juegos de azar. Las referencias de los españoles al juego de Blackjack están presentes en esta novela universal. El brillante novelista español Miguel de Cervantes hace referencia a hacer trampa en el juego en un capítulo de su novela. En la historia cómica de Rinconete y Cortadillo, publicado en 1570, han pasado muchos siglos desde entonces, pero al menos una cosa ha permanecido esencialmente sin cambios: la gente todavía está tratando de encontrar formas de vencer juego. La estrategia como bien decía el gran Cervantes forma parte de cualquier juego y puede darnos la victoria fácilmente.

Cervantes no era el único de emplear los juegos de azar para sus novelas y su tiempo libre, Ernest Hemingway, Premio Nobel de literatura era un gran aficionado a estos retos. Ernest fue un hombre entregado a su tarea de escritor y al pleno conocimiento de la cultura española, vivió en Cuba y pasó largos periodos de tiempo en España en donde participó en la Guerra Civil. Todo un estratega que uso el juego como mejor terapia, superó algunos de los problemas que había tenido como combatiente y aplicó su disciplina militar para descifrar algunos juegos de azar. La pasión por toda Latinoamérica y España le dio ese atrevimiento que necesitó para crear auténticas obras maestras que han traspasado fronteras y culturas. Hemingway sabía muy bien el número ganador de cada apuesta.

Ian Fleming es más conocido por sus novelas de James Bond que por su pasión por el juego. La grandeza de este personaje le ha valido a este escritor ser recordado y aclamado por el público. En las aventuras de este famoso agente secreto vemos algunas referencias que el propio Fleming había vivido. Los casinos eran una de las formas de Fleming de encontrar la inspiración que buscaba y escapar de ese día a día que podía llegar a ser muy intenso. Como todo buen escritor sus historias acaban siendo las protagonistas de una serie de anécdotas que podrían llegar a ser personales. James Bond era un experto en ganar partidas contra los malos, un estratega que tenía en el propio Fleming su mejor ejemplo.

Una de las grandes referencias de la literatura rusa Fyodor Dostoevsky es un novelista que gracias a los juegos de azar encontró una parte de sí mismo. El existencialismo de parte de sus obras ha pasado a la historia, sumergirse en la mente humana no es sencillo y menos para una persona que había vivido bajo la intensa presión de una familia de militares. Fyodor tuvo que ser firme para dedicarse a aquello que más le gustaba. Condenado a muerte por sus ideas políticas fue capaz de conmutar su pena y pasó a realizar trabajos forzosos en Siberia. El juego fue a la largo de la intensa vida de este escritor una forma de superar parte de sus penas y de luchar contra todo contratiempo que iba surgiendo. Una estrategia natural que le sirvió poder centrar su mente en la literatura y ser capaz de escribir auténticas obras de arte.

Como hemos visto la literatura y los juegos de azar forman parte de un todo. Los juegos de azar ayudaron a potenciar las habilidades de todo escritor y servirle de fuente de inspiración. Algunos de los problemas personales que atravesaron fueron sobrellevados con algunas jornadas en el casino o con partidas que les sirvieron para alejar las penas y concentrarse en su escritura.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: