Hormigón impreso

Diferencias entre hormigón impreso, pulido y fratasado: ¿cuándo conviene utilizar cada uno?

El hormigón ha demostrado ser uno de los materiales más versátiles de la construcción, y su utilización puede variar desde su uso en suelos, hasta en paredes o fachadas. Las técnicas de acabado son variadas y cada una tiene sus ventajas y particularidades.

Son muchas las razones por las que deberías estar ahora mismo buscando empresas que realicen trabajos de hormigón impreso en Madrid o cualquiera de las técnicas o acabados disponibles, que suelen ser ofrecidas también por las mismas empresas.

Las principales razones son la durabilidad -es un material que puede durar muchos años sin apenas requerir mantenimiento-, el precio por metro cuadrado -en comparación con otras técnicas o materiales, representará un gran ahorro- o las posibilidades de personalización, donde las técnicas de impresión, pulido o fratasado, permite diferenciar cada una de las propuestas.

Hormigón impreso

El hormigón es un material lo suficientemente sólido y eficaz como para poder ser utilizado en el suelo de una empresa u hogar -tanto en interiores como en exteriores-, en una piscina, pero también en paredes interiores o fachadas. Su resistencia al desgaste, al fuego, a las inclemencias climáticas o al peso, son algunas de sus virtudes.

El hormigón impreso es una de las principales formas de aumentar las prestaciones de este material. Gracias a la técnica de impresión, que se realiza mediante moldes cuando el hormigón aún está fresco y posteriormente se termina con pigmentación o texturas de acuerdo a las solicitudes del cliente, es posible tener suelos o paredes con imitación de madera, adoquín, piedra, pizarra, pero con la resistencia que sólo el hormigón puede ofrecer.

El hormigón impreso suele ser utilizado para suelos donde se quiera proyectar una textura y un color que imite otro tipo de material, pero sin los cuidados, mantenimientos o defectos que dicho material pueda tener o necesitar.

¿Cuánto cuesta poner hormigón impreso? Dependerá del proyecto, de la empresa que se contrate y de la finalidad del mismo, pero suele estar entre 15 y 35 euros por metro cuadrado, siendo la técnica intermedia de acabado del hormigón.

Hormigón pulido

El hormigón pulido es uno de los mejores acabados del hormigón, utilizado ampliamente en suelos industriales y depósitos.

Su principal ventaja es que tiene todas las virtudes del hormigón, pero con un plus de resistencia ante el desgaste, además de una acrecentada tendencia a proyectar la luz -el acabado pulido siempre es brillante-, por lo que permite crear espacios más luminosos para aprovechar mejor la luz natural y requerir menos luz artificial para brindar claridad total. Así, no sólo es garantía de belleza y durabilidad, sino también de eficiencia energética.

El hormigón pulido sólo requiere del trabajo de una pulidora industrial, por lo que es más fácil de instalar y preparar que el hormigón fratasado o el impreso. No obstante, sólo se utiliza en suelos, a diferencia del hormigón impreso.

¿Cuánto cuesta poner hormigón pulido? Está también sujeto a variables, pero es la técnica de acabado más económica del hormigón, con fines funcionales y decorativos en suelos, estando en torno a los 20 euros por metro cuadrado.

Hormigón fratasado

El hormigón fratasado es un híbrido entre el hormigón impreso y el hormigón pulido. Esto es así porque para lograr el resultado fratasado antes se realiza un pulido, tras lo cual se utiliza una máquina fratasadora que logra compactar aún más el hormigón y dotar de una textura prácticamente imperceptible, pero que brinda una estabilidad y una superficie antideslizante mucho mayor al hormigón pulido.

Por esa razón, las soluciones de suelo hormigón fratasado son ampliamente recomendables para suelos exteriores en piscinas, en garajes, en porches y también en entradas de edificios y superficies para plazas o espacios públicos en general.

Por sus características y por ese tratamiento posterior al pulido, los suelos fratasados de hormigón tienen una durabilidad mucho mayor a los dos anteriores, hecho que se evidencia sobre todo en el peso que son capaces de soportar. Por lo que son una solución interesante para lugares por los que tengan mucho tránsito, se quiera almacenar maquinaria pesada, o que requieran de una resistencia mayor a los químicos, o a las altas o bajas temperaturas, sin los riesgos que puede ocasionar el hormigón pulido -ser resbaladizo cuando se humedece- y con mayor resistencia que el hormigón impreso -durable, pero más orientado hacia la estética-.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: