Que diferencia hay entre un prestamo y un credito

Imagen de Pixabay.

¿Qué diferencia hay entre un préstamo y un crédito?

Los créditos, préstamos e hipotecas son, actualmente, una de las formar más comunes de financiación, que al menos una vez en la vida podrás enfrentar, debido a la necesidad que se mantiene presente de contar con liquidez cuando se necesite.

No obstante, este tema puede ser un poco complicado para una persona, ya que es una preocupación debido a las condiciones que se deben mantener para aspirar a uno de estos productos financieros.

¿Qué es un préstamo?

Dentro de un préstamo existen dos figuras, la del prestamista (persona o entidad financiera que facilita el dinero) y el prestatario (que es el cliente o el beneficiario del préstamo). Ambas figuras colaboran mutuamente. La primera facilita el dinero necesario para que la segunda lleve a cabo su idea o plan de negocios, adquiriendo una obligación que puede ir pagando a plazos o de una sola vez en un tiempo determinado. Esta obligación trae consigo un conjunto de intereses, que suelen ser calculados desde un porcentaje del dinero total del préstamo, y se pagan en cuotas regulares.

Un ejemplo de un préstamo son las hipotecas, las cuales tienen unas características específicas.

¿Qué es un crédito?

Cuando hablamos de crédito nos encontramos con que es un servicio de ayuda financiera, la cual consiste en poner a la disposición del beneficiario una cantidad de dinero máxima, de la cual el mismo puede disponer de forma paulatina siempre que lo necesite. Sin embargo, debido a que la cantidad de dinero es menor, los intereses son más elevados, por lo que se debe tener cuidado a la hora de utilizar el dinero dispuesto.

Diferencias entre un préstamo y un crédito

Existen algunos puntos claves que diferencian a estos dos tipos de financiación, los cuales son:

Intereses

En el caso de contar con un préstamo tendrás que pagar solo un tipo de interés, derivado del dinero que te fue adjudicado en el préstamo y que se paga de forma regular hasta devolver el dinero.

Por el contrario, en el caso de un crédito deberás pagar un interés puntual en correspondencia al porcentaje de dinero utilizado en el momento. Es decir que no se paga interés continuo, sino dependiendo de la cantidad de dinero que sea adecuada.

Cantidad disponible

Los préstamos suelen ser utilizados para acceder a grandes cantidades de dinero, lo cual siempre deriva de una planificación específica. Ya sea para comprar una casa, un coche o montar un negocio, un préstamo es la forma adecuada de manejar una fuerte suma de dinero sin muchas complicaciones.

Por otro lado, un crédito cumple con la función de cubrir gastos inesperados, notablemente más pequeños que los anteriores. Su función principal es ayudar a hacer frente a inconvenientes financieros en pequeña escala.

Plazos

Otra diferencia marcada son los plazos de devolución. Para empezar, un préstamo siempre suele ser un servicio a largo plazo, lo que le da al beneficiario mayor capacidad de movimiento y posibilidades de pagar en periodos de tiempo establecidos, su deuda. Mientras que un crédito cuenta con un margen de tiempo más corto, siendo determinados de forma mensual, contando con 30-40 días de plazo para su devolución.

Papeleo y tiempo de espera

A la hora de solicitar un préstamo deberás acudir a tu banco llevando contigo toda la documentación necesaria para realizar el trámite. De igual forma, deberás mantener un expediente limpio, ya que muy pocas instituciones financieras se ofrecen para darle dinero a un moroso.

Sin embargo, a la hora de pedir un crédito podrás hacerlo siguiendo unos sencillos pasos y sin tener la obligación de ir a ningún lugar, ya que desde Internet, podrás hacer todo el proceso y contar con tu dinero en 15 min.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: