Diabetes

La diabetes, el gran problema de salud del siglo XXI

La diabetes es una de las principales causas de mortalidad en el mundo, por lo que frenar su incidencia es el nuevo reto al que se enfrentan las diferentes organizaciones de la salud. Cada vez afecta a un porcentaje mayor de personas, disminuyendo gravemnete la calidad y esperanza de vida a nivel global, ya que se tiene consideración de pandemia.

Las enfermedades representan, en muchas ocasiones, retos extraordinarios para la medicina y las investigaciones de la comunidad científica. A veces la dificultad radica en que su origen es desconocido o genético. No obstante, todavía hay otros desafíos a los que enfrentarse cuando se conoce exáctamente lo que hay que hacer para erradicar una enfermedad. Este es el caso de la diabetes tipo 2, la más frecuente y la que aumenta a pasos agigantados en su incidencia, disminuyendo a la vez la edad de los pacientes en que se detecta.

En esta ocasión en concreto, la dificultad para eliminar este mal reside en cambiar los hábitos de la sociedad occidental actual por unos más saludables, un reto que resulta mucho más fácil de decir que de hacer. En cualquier caso, aunque la dificultad sea enorme, vale la pena intentarlo y aunar esfuerzos para conseguirlo, ya que afecta directamente a la calidad y esperanza de vida de una parte importante de la población, que se extiende y aumenta.

Afortunadamente, con los avances de la ciencia y las propiedades de diferentes sustancias, aparecen en el mercado suplementos alimenticios que pueden ayudar notablemente a los pacientes que sufren este mal. Es el caso de Dialine, un producto natural de gran eficacia del que se ampliará la información más adelante en este mismo artículo.

Tipos de diabetes y motivos por los que aparece

Aunque la diabetes tipo 2 es la más habitual, cabe señalar que existen otros tipos y las razones que las originan son diferentes. Existen tres tipos principales de diabetes, la tipo 1, la tipo 2 y la gestacional, que como su propio nombre indica ocurre solamente durante el embarazo.

Diabetes tipo 1

Este tipo de diabetes tiene su origen en una reacción autoinmunitaria que hace que el propio cuerpo se ataque a sí mismo por error, impidiendo que el organismo produzca insulina. Afecta, apróximadamente, del 5 al 10% de las personas que tienen diabetes. Los síntomas de este tipo suelen aparecer a edades tempranas, siendo diagnosticada en niños, adolescentes y jóvenes adultos. El tratamiento para estas personas es recibir insulina todos los días para sobrevivir. Desgraciadamente, a día de hoy, nadie sabe cómo prevenir la diabetes tipo 1.

Diabetes tipo 2

En este caso, el cuerpo no usa la insulina adecuadamente y no puede mantener el azúcar en la sangre a niveles normales. Entre el 90 y el 95% de las personas que sufren de esta enfermedad se enmarcan dentro de este tipo.

Al contrario que en el caso anterior, se trata de un proceso que evoluciona a lo largo de muchos años, por lo que generalmente el diagnóstico se produce en la edad adulta, aunque una señal de alarma es que cada vez aparece en personas más jóvenes, llegando a diagnosticarse incluso en niños.

Habitualmente, no se siente ningún síntoma, por lo que es importante hacer análisis con regularidad para comprobar los niveles de azúcar en la sangre, especialmente si se está en riego. La diabetes tipo 2 sí se puede prevenir o retrasar con cambios en el estilo de vida, pues los malos hábitos son las principales causas de su aparición. En este sentido, hay que perder los kilos de más si se sufre sobrepeso, llevar una dieta equilibrada y saludable, así como hacer ejercicio físico con regularidad.

Dialine

En este tipo de diabetes, los complemnetos alimenticios de calidad funcionan para mantener los niveles de azúcar en sangre bien controlados. Un claro ejemplo es Dialine, un medicamento natural a base de canela, cúrcuma, romero, orégano, sorgo y picolinato de cromo que produce estupendos resultados a quienes lo consumen.

Entre los beneficios de consumir Dialine, cabe destacar que no solo aumenta la producción de insulina, controlando los niveles de azúcar en sangre, también regula la presión arterial y permite recuperar el correcto funcionamiento del hígado y el pancreas. Así mismo, ayuda a equilibrar el metabolismo y normalizar las hormonas, limpia las toxinas acumuladas en el organismo y previene la aparición de la hipoglucemia.

Diabetes gestacional

Este tipo de diabetes aparece en las mujeres embarazadas que nunca han tenido diabetes con anterioridad al periodo de gestación. Uno de los mayores riesgos de este tipo de diabetes están relacionados con la salud del bebé, por lo que los profesionales de la salud deberán mantener un seguimiento del embarazo muy completo, controlando siempre los niveles de azúcar en sangre.

Generalmente, la diabetes gestacional desaparece después que nace el bebé, pero aumenta el riesgo de que, con el tiempo, la mujer padezca de diabetes tipo 2. Así mismo, en relación al bebé, es más probable que cuando el bebé sea niño o adolescente sea obeso o presente diabetes tipo 2 más adelante durante su ciclo vital. Por este motivo, a las embarazadas siempre se le hacen controles de niveles de azúcar como parte del seguimiento del embarazo y, en caso de padecer diabetes, tendrá que seguir una dieta rigurosa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: