Contaminación auditiva

Contaminación auditiva: qué es y cuáles son sus consecuencias

A menudo se subestima la importancia que tiene la contaminación auditiva y cómo ésta puede afectar a la vida de distintas especies dentro del reino animal, tanto como a los seres humanos. Por eso, en este artículo repasamos acerca de lo que significa y de sus consecuencias.

La contaminación auditiva es uno de los tipos de contaminación más perjudiciales. Sin embargo, pocas veces se le da la importancia que le corresponde y se desestiman las consecuencias que puede tener tanto a nivel global como individual. Por ese motivo resulta necesario hablar acerca de lo que genera, y de qué manera afecta a la salud de todos los seres vivos sobre la tierra.

¿Qué es la contaminación auditiva?

Puntualmente, la contaminación auditiva es ruido, sonidos molestos que se reproducen de manera constante y a una intensidad considerable, y que pueden acabar generando serios problemas de salud. Está particularmente presente en las grandes ciudades, por la influencia permanente de agentes que producen ruidos. Los automóviles y vehículos de transporte público, los sonidos de las máquinas de las fábricas y motores, los gritos y la música, son algunas de las fuentes de los sonidos que más a menudo colapsan las ciudades, y que aunque por costumbre comienzan a pasar desapercibidos, pueden afectar enormemente. 

Es preciso aclarar que, cuando se habla de este tipo de contaminación, se hace referencia justamente a las altas vibraciones que producen los ruidos, y cómo éstas perjudican a los seres vivos, cuantos más decibelios se registren con los ruidos, mayor es el daño que se produce. En los grandes centros urbanos, la contaminación auditiva persiste, y la mayoría de los ciudadanos conviven con ella sin advertirlo. Lo cierto es que esto es perjudicial de muchas maneras, porque, en resumidas cuentas, las altas vibraciones de esos ruidos constantes afectan al cerebro y a la audición. Además, se pueden distinguir distintos tipos.

Oídos tapados

Por ejemplo, así como se mide a la contaminación por su intensidad y vibración, también se la puede caracterizar por ubicación geográfica, es decir, las localizaciones en las cuales se produce y cómo afectan a cada lugar. Además, es necesario tener en cuenta una tercera clasificación, que refiere al origen del ruido: tráfico, fábricas, etcétera. Todas estas variables resultan de suma importancia especialmente para realizar estudios de los distintos niveles de contaminación que se sufren en el mundo. La forma en la que se reproducen los ruidos y su afectación está altamente ligada, a su vez, a otros factores, como los materiales de construcción, la aglomeración de personas o las actividades que se realizan.

¿Cómo puede afectar la contaminación auditiva?

Como mencionamos anteriormente, la contaminación auditiva puede influir de muchas maneras diferentes. En primer lugar, es la causa de diversos problemas de salud tales como la pérdida de la audición o los dolores de cabeza, males que a su vez sufren mucho más las personas que viven en ciudades grandes. A su vez, las consecuencias pueden manifestarse de otras formas y a través de síntomas que con el tiempo, las personas interpretan como cosas comunes, como el estrés, la falta de sueño o el cansancio.

Dependiendo del grado de exposición que se tenga frente a estos ruidos y su nivel de intensidad, las personas pueden sufrir de otros males. La localización en la que se viva dentro de las mismas ciudades también son un factor a tener en cuenta, especialmente contemplando que en algunas zonas, debido a la presencia de fábricas o a la mala distribución de las comunidades de viviendas, la contaminación auditiva es todavía más fuerte. Cuanto más alta sea la exposición y los niveles de ruido, peores serán las consecuencias en la salud.

La debilitación del sistema inmunitario, los problemas cardíacos y neuromusculares, y los desórdenes hormonales, son también síntomas de lo que causa la contaminación auditiva cuando se está expuesto a ella de forma diaria y persistente. Por supuesto, también puede afectar en la fractura de cimientos de edificios, el crecimiento de plantas o la vida de distintas especies de animales. Los efectos de esto afecta en modo de dominó, ya que se establece una cadena de consecuencias que termina influyendo en la reproducción de las especies y sus modos de vida. Por estas razones, tomar conciencia acerca de cómo la contaminación auditiva afecta en la vida de todos los seres vivos, puede ayudar a disminuir sus efectos, mediante estrategias y medidas que puedan prevenir.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: