Consejos para mantener un ramo de rosas

Consejos para mantener un ramo de rosas más tiempo

Las rosas cortadas necesitan una atención especial. Las raíces de la rosa actúan como un sistema de filtrado que evita que las bacterias entren en el tallo. Las raíces también proporcionan una fuente de agua limpia y de PH equilibrado, así como la alimentación de la planta con los minerales correctos.

Cuando se cortan las rosas de la tierra, se retira el sistema de filtrado dejando la flor libre para absorber agua, aire y bacterias no filtradas. Esto bloquea el tallo, lo que interfiere con la absorción de agua.

Con estos sencillos consejos lograrás mantener tu ramo de rosas frescas y relucientes por más tiempo.

Lava bien el Jarrón donde quieras poner tu ramo de rosas

Lava cuidadosamente tu jarrón con agua caliente y un poco de lejía. Deja que el jarrón se seque naturalmente al revés sin usar un paño.

Este es el primer paso para evitar la presencia de bacterias al introducir el agua y el ramo de rosas en el jarrón.

Prepara el agua

Llena el Jarrón hasta unos 2/3 de su capacidad con agua del grifo.

Una vez hecho esto, pon el jarrón a un lado y déjalo un rato para permitir que algunas de las burbujas de aire más grandes se escapen y para que el agua alcance la temperatura ambiente. Es importante que el agua no esté demasiado fría.

cuidar ramo de rosas

Utiliza alimento para flores

Añade una bolsita de alimento para flores al jarrón de agua y remueve ligeramente para asegurarte de que se disuelva bien.

Los nutrientes para flores son una mezcla de lejía (bactericida), azúcar y ácido cítrico (acidificante). Los tres ingredientes que contiene los nutrientes para flores crean el ambiente perfecto para las flores cortadas. Ten cuidado de respetar la dosis de agua indicada en las instrucciones de uso.

La lejía elimina las bacterias dañinas. El azúcar proporciona a las flores la energía necesaria para que florezcan. El ácido cítrico equilibra el PH del agua del grifo, disuelve las burbujas de aire y mejora la eficacia de la lejía.

Prepara los tallos

Mide los tallos junto al jarrón para medir la altura adecuada y elimina las hojas en la parte del tallo que quedará en contacto con el agua, esto evita la introducción de bacterias.

Corta los tallos en ángulo con unas tijeras o cuchillo bien afilados. El corte tiene que ser limpio evitando que el tallo sea aplastado. Cortar en ángulo crea una abertura más grande en la base del tallo para una mayor absorción de agua.

Ponlas en un lugar adecuado

Mantén las flores en un lugar fresco, lejos de fuentes de calor como electrodomésticos o radiadores, de la luz solar directa y de las corrientes de aire de las ventanas o puertas. ¡Y alejadas de cualquier fruta o vegetal!

Con estas sencillas claves lograrás que tu ramo de rosas se mantenga fresco y reluciente por más tiempo. Puedes encontrar inspiración para un arreglo floral con rosas en este enlace.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: