Patinete eléctrico

Consejos para desplazarte con patinete eléctrico de la manera más segura

Los patinetes eléctricos llevan un lustro viviendo un crecimiento exponencial. Antes prácticamente no se veían por las calles, pero en pleno 2021 es muy habitual que trabajadores y estudiantes se desplacen hasta oficinas, universidades u otras instalaciones por medio de este sistema de transporte sostenible.

La nula contaminación de gases y ruidos es una de las principales claves de su éxito, así como el bajo precio que supone desplazarse decenas de kilómetros, incluso a pesar de la subida de la factura energética. Otro factor que ha derivado en un auge sin precedentes reside en el alto nivel de seguridad que proporciona un patinete eléctrico al desplazarse con él, siempre y cuando apliques estos consejos.

Contratar un seguro

Hasta hace una década no existían este tipo de productos, pero las aseguradoras llevan tiempo poniéndose en marcha para satisfacer las necesidades de sus clientes. Cada vez hay más usuarios que disponen de este medio de transporte, así que para las compañías ahora ya es rentable lanzar seguros para patinete eléctrico.

La contratación de uno de ellos es esencial si pretendes realizar desplazamientos bajo condiciones óptimas de seguridad. Y no es para menos, puesto que estarás protegido ante cualquier ruta que lleves a cabo por tu ciudad o cualquier otra urbe.

Si bien es cierto que los patinetes eléctricos que se comercializan hoy en día son muy fiables a nivel tecnológico, no se libran de las averías de tipo mecánico. Las mismas pueden producirse en cualquier momento y tal vez no tengas los conocimientos necesarios para arreglarlas. Por suerte, el seguro cubre la asistencia para que no debas hacerte cargo de la reparación.

Ello aporta una impagable tranquilidad en el manejo del patinete eléctrico, aunque no es lo único. ¿Y si sucede algo grave? Afortunadamente pasarás a contar con un seguro de responsabilidad civil, el cual abarca un máximo de 300.000 euros. Por supuesto, si requieres asistencia jurídica también entra dentro del precio pagado anualmente.

En este sentido destaca lo asequible que llega a ser. Hablamos de que uno de los mejores seguros para patinetes eléctricos tiene un coste de tan solo 39 euros al año, ascendiendo a 79 si quieres disfrutar de ciertas coberturas como la anteriormente mencionada de la asistencia mecánica.

Cuando se realizan desplazamientos en patinete eléctrico, la tranquilidad es de gran importancia. Estando nervioso es cuando hay más probabilidades de que se produzca una imprudencia que derive en un accidente. Sin un seguro específico para Vehículos de Movilidad Personal, los gastos que acarrease deberían ser pagados por uno mismo.

Todo lo contrario sucedería disponiendo de un seguro para MVP. De los gastos médicos se encarga la aseguradora con un máximo de seiscientos euros, mientras que si se pretende acudir a una consulta médica es posible hacerlo sin límite alguno durante las 24 horas del día.

Revisar la presión de los neumáticos cada dos semanas

Los desplazamientos cien por cien seguros con patinete eléctrico no solo exigen contar con un producto como el anteriormente detallado. A su vez, hay que aplicar otras recomendaciones, empezando por la de mantener los neumáticos con la presión adecuada.

Si bien es cierto que algunos de los patinetes eléctricos que vemos circulando diariamente cuentan con ruedas macizas que no se pinchan, en la mayoría de casos llevan neumáticos con cámara de aire.

Pinchar en medio del trayecto daría pie a que tuvieras que circular intranquilo y con una nula seguridad, así que conviene evitarlo por todos los medios. La mejor manera de impedir que suceda consiste simplemente en revisar regularmente la presión. En concreto, basta con hacerlo una vez cada dos semanas.

Si las cifras están por debajo de las recomendables, las cuales varían en función del modelo y el peso del usuario, es esencial hincharlas de nuevo. Para ello cuentas con infladores eléctricos que te permiten configurar la cifra en PSA, introduciendo el aire de manera automática para que el tedio no se apodere de ti.

Velocidad, aceleración y lluvia

Terminamos con algunos consejos que no puedes pasar por alto. Primeramente asegúrate de no exceder la velocidad máxima a la que se puede circular con un patinete eléctrico en tu zona. Si tu modelo permite ir a una mayor cifra de kilómetros por hora, activa el correspondiente límite.

Por otra parte, ten cuidado con la aceleración. Los motores eléctricos de considerable potencia, incluyendo los de 250 vatios, son capaces de acelerar en un tiempo récord. El movimiento inicial puede traducirse en caídas inesperadas que deriven en lesiones, así que conviene manejar progresivamente el accionador de la empuñadura derecha.

Finalmente no te olvides de que algunos patinetes eléctricos no se llevan demasiado bien con la lluvia, sobre todo los de ruedas macizas. Si a pesar de estar lloviendo tienes que desplazarte sí o sí, ve con especial cuidado a la hora de frenar bruscamente o hacer giros pronunciados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: