Tránsito intestinal

¿Cómo regular un buen tránsito intestinal? ¿Qué razones explican el estreñimiento o el tránsito intestinal irregular?

Los problemas de tránsito intestinal son muy comunes en buena parte de la población. A menudo esto sucede por llevar a cabo una dieta poco equilibrada en la que hay ausencia de verduras, frutas y alimentos ricos en fibra al tiempo que se excede en el consumo de productos, como mucha cantidad de grasas animales o productos ultraprocesados.

El estreñimiento, que es una consecuencia directa de un mal tránsito intestinal, afecta a una de cada tres mujeres, según apunta la Fundación Española del Aparato Digestivo. En la población global la prevalencia se sitúa entre el 12 y el 20%.

¿Qué es el tránsito normal y cuándo pasa a ser considerado estreñimiento?

El tránsito intestinal regular o normal es aquel que implica una horquilla de entre tres deposiciones semanales como mínimo y un máximo de tres diarias. Todo lo que se encuentre entre esos extremos es tránsito normal, pero hay que sumar otras características, como la ausencia de heces duras, cuantía suficiente y un poco húmedas.

El estreñimiento no es una enfermedad, es un síntoma que puede aparecer por varias situaciones clínicas, pero provoca sensaciones muy molestas. Se puede hablar de estreñimiento crónico secundario y estreñimiento primario.

El secundario afecta a la motilidad en el intestino y por lo tanto a su funcionalidad. Puede estar provocado por diversas enfermedades pero también por la ingesta de determinados fármacos. A su vez, determinadas enfermedades también pueden afectar en este proceso.

El estreñimiento crónico funcional o primario está más asociado a una dieta poco equilibrada que genera problemas de digestión y tránsito.

En general, lo importante es que cada vez que aparezca el problema, debe instaurarse medidas en la dieta, ejercicio y ver si esto evoluciona favorablemente en unos días, porque si no fuera así deberemos consultar al médico para descartar problemas más graves.

¿Qué pasos debemos seguir para conseguir un buen tránsito intestinal?

Una primera recomendación clave es mantenerse siempre bien hidratados, pues beber mucho líquido, principalmente agua y bebidas no azucaradas, favorece la absorción de los nutrientes de los alimentos y el tránsito intestinal.

La cantidad de agua a tomar oscila entre 1,5 y 2 litros, aunque esto depende de las necesidades de cada persona y hay que tener en cuenta que frutas y verduras contienen mucha agua, de modo que podemos hidratarnos también a través de esta vía.

El segundo consejo es cuidar la alimentación. Frutas y verduras han de ser la base de la alimentación y dejar a un lado, solo para ocasiones muy contadas, los productos precocinados, las grasas saturadas y los azúcares procesados.

Una dieta rica en alimentos frescos y de temporada, que sea variada, completa y equilibrada es la mejor dinámica a seguir para evitar problemas gastrointestinales. ¿Significa eso que hay que renunciar a las proteínas de la carne? No, nada más lejos de la realidad. El consumo de carne y pescado es también imprescindible, pero se pueden controlar o complementar con alternativas en otras fuentes proteicas igualmente saludables, como los huevos, las legumbres y los frutos secos.

También están completamente desaconsejados dos hábitos: comer a deshoras y pegarse grandes atracones de comida. Tener unas horas fijas para desayunar, comer, merendar y cenar es clave para que el metabolismo se vaya regulando. Por su parte, las comidas muy copiosas se asocian a gases, hinchazón y estreñimiento.

Todos estos hábitos, evitando acciones desaconsejadas, se suman a tomar muchos alimentos ricos en fibra y a incorporar la práctica de ejercicio físico moderado en el día a día. No se trata de convertirse en un deportista profesional, sino caminar a diario treinta minutos, practicar natación o bicicleta varias veces en semana, hacer yoga, Pilates u otras modalidades de carácter aeróbica, pues fortalecen los músculos y favorecen el tránsito intestinal.

¿Se pueden usar complementos alimenticios de origen natural?

Cuando todo lo anterior no es suficiente, o en situaciones puntuales, cuando se quiere complementar con otras vías, aparecen los suplementos alimenticios, que como su propio nombre indica, son complementos que actúan como ayuda para mantener un buen tránsito intestinal. Los complementos para la dieta están diseñados para esa función, servir de añadido, nunca como elemento sustitutivo.

El efecto en el organismo es similar al que podría generar la ingesta de alimentos ricos en fibra y minerales, así como vitaminas, pero de manera más concentrada, para momentos puntuales. En estos suplementos hay que buscar productos que contengan fibras solubles e insolubles.

Cuando se recurre a los complementos es mejor optar por complementos con fibras prebióticas que benefician al intestino y siempre es importante acompañar todo el proceso, incluida la dieta, con la ingesta de mucha agua, pues eso es lo que va a mejorar la movilidad en el intestino; y además hay que hacer los cambios en la dieta para ajustarla a lo que debería ser una dieta equilibrada y la realización de ejercicio para que poco a poco nuestro intestino vaya volviendo a la normalidad del tránsito.

Roha max, complemento alimenticio:

Roha-Max es un complemento alimenticio a base de hojas de sen, hibisco, regaliz y menta que es apto para veganos y que contiene únicamente ingredientes de origen natural.el sen ayuda a mantener un tránsito intestinal normal. Su consumo debe ser consultado con un especialista y no prolongarse de manera extensa en el tiempo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: