Manchas complicadas

Cómo eliminar las manchas complicadas

A veces es inevitable enfadarse con uno mismo por haberse manchado. Hay manchas tan complicadas que resulta muy difícil que salgan en una lavadora con un detergente medio. Por fortuna, existen en el mercado algunas marcas que son capaces de alcanzar resultados impecables en un solo lavado.

Elegir un buen detergente no es baladí, sobre todo si se tienen niños en casa o prendas muy delicadas. La ropa puede durar más o menos, además de por su uso, por los lavados. Una camisa blanca, si no se cuida bien, pronto será grisácea y perderá totalmente el brillo.

El mismo ejemplo para la camisa blanca podría valer para los bodys de los niños o para lavar la ropa de deporte. Con respecto a esta última, es necesario prestar atención tanto a la calidad de la ropa que se usa como al detergente que se utiliza en los lavados, así como la temperatura. 

Las manchas de la ropa de deporte normalmente están relacionadas con las manchas de sudor, tanto en camiseta como en pantalones o culots. Para que la ropa dure es importante cuidarla también en los lavados y antes. Aquí presentamos pequeños trucos:

  • Usar vinagre para que se vaya el olor. El vinagre es una muy buena solución, no sólo para este caso, sino también para fijar los colores y evitar que destiñan en la lavadora. Habría sólo que poner un chorrito en una palangana con agua fría y dejar en remojo durante media hora aproximadamente.
  • Nunca usar agua caliente en la lavadora. Las manchas de sudor se van mejor con agua fría, con lo que es mejor evitar el agua caliente.
  • Mete la ropa del revés. La parte interior es la que está pegada a la piel y aunque las manchas salgan al exterior, lo importante es atajar el problema de raíz e ir a la parte interna.
  • No metas la ropa nada más acabar de hacer deporte. A veces se comete el error al volver de correr, por ejemplo, meter la camiseta hecha un burruño ya en la lavadora o en el cesto de la ropa sucia. Conviene esperar a que se seque, estirada, en un sitio aireado, para después meterla en la lavadora o en el cesto.
  • Atención al secado. La forma de secar también interfiere en todo el proceso de la colada. Las secadoras son muy prácticas en invierno, pero nada es comparable con el sol y el aire. Así que, si puedes y tienes espacio, tiende la ropa fuera para que se seque de forma natural y esté aireada.
  • Calidad del planchado. Si puedes evitar el uso de la plancha, casi que mejor. La ropa de deporte, normalmente, no sale muy arrugada de la lavadora. Sacude bien las camisetas y las sudaderas y tiéndelas en perchas para que estén estiradas. Así te evitas la tarea de planchar y el contacto con una temperatura elevada.
  • Cámbiate con frecuencia. Ponerse siempre la misma camiseta aunque esté recién limpia siempre hará que ésta acabe por gastarse antes siendo cada vez más difícil que se vayan las manchas o el olor. Alterna varias.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: