Silla ergonómica

Cómo elegir una silla ergonómica y evitar el lumbago

¿Estás buscando una silla perfecta para evitar el cansancio durante la jornada laboral? Cualquiera que deba permanecer horas sentado sabrá que, además de aprender cómo sentarse en la oficina correctamente para evitar dolencias cervicales y lumbares, tendrá que elegir la silla perfecta, con características ergonómicas que permitan trabajar con mayor comodidad.

Se estima que un 14,8% de la población española laboralmente activa sufre de lumbalgia puntual, mientras que un 3% la padecería en su forma aguda e incapacitante. Por esta razón, las sillas ergonómicas se han convertido en una auténtica revolución, permitiendo que las oficinas y despachos se conviertan en espacios un poco más saludables para los trabajadores.

Recomendaciones al elegir una silla ergonómica

Por supuesto, no todas las sillas que se venden como ergonómicas cumplen las mismas funciones. Cada persona tiene que analizar las características de la silla y seleccionar aquella que le parezca más adecuada, tomando en consideración el tipo de trabajo que realiza, estatura, materiales de fabricación y otros aspectos.

Tamaño adecuado

Las sillas ergonómicas han sido diseñadas específicamente para adaptarse a tus características anatómicas y fisiológicas, por lo que resulta adecuado prestar atención al tamaño del producto, su altura y el espacio disponible en el asiento, ya que todos estos detalles terminarán influyendo en la comodidad, así como el descanso adecuado de las rodillas, los tobillos, el cuello y la espalda.

Esta silla obligatoriamente debe tener la capacidad de regularse en cuanto a altura. Recordemos que lo ideal para cualquiera que trabaja sentado durante períodos extensos es mantener las piernas formando un ángulo de 90 grados.

Respaldo

Otro factor importante en la elección de una silla ergonómica es el respaldo. Este debe tener la altura suficiente para proporcionar apoyo a toda la espalda, una forma que se adapte a la curvatura natural de la espina dorsal y la posibilidad de adoptar diferentes grados de inclinación. También será útil que incluya soporte adicional (o un cojín lumbar) justo sobre la zona lumbar.

Las condiciones que debería cumplir el respaldo de una silla para ser considerada ergonómica son:

  • Soporte lumbar o cojín de soporte.
  • Una forma que se adapte a la curvatura de la espalda.
  • Que sea reclinable.

Componentes regulables

Los reposabrazos, el respaldo, el reposacabezas y la altura deben poder ser regulados en diferentes niveles. Existen reposabrazos 4D, es decir, que tienen la capacidad de adaptarse en cuatro direcciones para asumir diferentes posiciones y garantizar un soporte adecuado para los brazos.

Así mismo, es recomendable preferir una silla ergonómica con la posibilidad de regular el respaldo en diversos grados de inclinación. Recuerda que la rigidez es la peor enemiga de la ergonomía.

Tapicería

Finalmente, tendrás que analizar los materiales utilizados para la construcción del asiento. Cada material tiene sus propias ventajas y desventajas, por ejemplo, la tela y las mallas sintéticas son transpirables por lo que disipan las altas temperaturas con facilidad, mientras que el cuero sintético tiene la cualidad de facilitar la limpieza y la desventaja de absorber el calor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: