Santiago Bernabeu

¿Cómo afecta el Coronavirus a La Liga?

El Coronavirus ha trastocado por completo los planes de la Liga en España, tanto deportivos como económicos. Esta pandemia ha paralizado el fútbol español, y el de prácticamente todo el mundo, generando así unas consecuencias directas  en cuanto a pérdidas económicas y desestabilización de los contratos de los futbolistas y de la organización de la competición, así como otros ligadas a las apuestas deportivas y el resto de agentes que rodean al fútbol español. 

En Primera División, el importe económico que deben recibir los clubes por derechos televisivos asciende a un total de 1.420 millones de euros, como contraprestación por la retransmisión de los diez partidas que se disputan en cada una de las 38 jornadas programadas. Teniendo en cuenta que el fútbol ha parado en la jornada 27 y que todavía quedan once fechas por disputarse, las pérdidas económicas de los clubes en esta materia superan los 400 millones euros. Este dinero podría recuperarse si finalmente la competición se reanuda, aunque estaría sujeto a muchas condiciones y al acuerdo que la Liga alcanzase con las empresas que tienen los derechos, ya que el panorama ha cambiado por completo con la suspensión de la competición por el coronavirus.

En Segunda División, las cantidades que se mueven son muy inferiores, unos 200 millones anuales, y lo que se perdería en el fútbol de plata si no se pudiese acabar la temporada sería de unos 60 millones. A todo este montante económico se suman las pérdidas correspondientes al dinero que los clubes perciben en concepto de entradas, publicidad y patrocinios, que podría situarse en unos 150 millones de euros.

Hay otros problemas que afectan al terreno puramente deportivo. ¿Qué pasa con los futbolistas que acaban contrato el 30 de junio si la competición se prolonga más allá de esa fecha? Tanto la Federación como la Liga han puesto sobre la mesa este asunto, pero no hay nada claro. De acuerdo a lo que especifica el contrato, el futbolista quedaría libre y no tendría que seguir jugando con ese equipo. Aunque al tratarse de una situación de Estado de Alarma, la lógica dice que la Patronal y los clubes llegarán a un acuerdo para que los jugadores que se encuentren en esta situación puedan disputar partidos en el mes de julio. El rendimiento de los equipos es otro factor que se vería afectado. Cuando vuelva la normalidad y las plantillas puedan entrenar, los jugadores llevarán al menos un mes sin haberse ejercitado en condiciones normales. Es cierto que este problema afecta a todos por igual. 

La gran cuestión que se hace todo el panorama futbolístico español es cuándo volverá la competición. La Liga está suspendida de forma indefinida, hasta que las autoridades sanitarias autoricen la celebración de eventos deportivos. No se descarta la posibilidad de que el campeonato se reanude a puerta cerrada, aunque ello tuviese un perjuicio económico para los clubes. Esta idea fue descartada inicialmente por todos los equipos y por ello se procedió a la suspensión temporal de la competición. Pero a medida que la pandemia sigue su curso y no se encuentran soluciones, esta opción puede ser la mejor para que el fútbol siga su curso. Tanto Federación como Liga coinciden en que la temporada debe acabar, aunque el calendario se prolongue durante el verano.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: