Carta de recomendación

Claves para elaborar correctamente una carta de recomendación

También conocida como carta de referencia, es un documento que cada vez está ganando más importancia entre las personas, de cara a contar con un papel añadido, para ampliar la información que se ofrece sobre su perfil profesional y que las empresas conozcan más en profundidad las cualidades y aptitudes de ese candidato.

Cuando se habla de carta de recomendación, se hace referencia a un documento en el que, otra persona o empresa, garantiza que el candidato que se presenta a esa oferta de empleo cumple con las características, cualidades y aptitudes idóneas para desarrollar esta actividad. Se trata de un documento que apoya todo lo que se presenta en un currículum, dándole un punto de confianza más a la empresa que contrata, sabiendo que otras homólogas dan ese “visto bueno” al candidato.

Hay que decir que, aunque las cartas de recomendación están disponibles para todo el que las necesite, generalmente se utilizan para recomendar la admisión de un candidato a instituciones o empresas que requieran de un perfil con una titulación superior. De igual modo, este tipo de cartas son muy utilizadas en el ámbito académico, normalmente para solicitar una beca. En cualquier caso, siempre hace referencia a una persona en particular y se dirige a otra persona o institución específica.

¿Cómo se elaboran las cartas de recomendación?

Como ya se ha mencionado, este tipo de documentos se utilizan para evaluar, de manera detallada, todas las capacidades que presenta un usuario para poder afrontar la tarea laboral para la que presenta su candidatura. En este sentido, para que la carta sea correcta, es importante que en ella se vea claramente cuál es la relación entre el emisor de este documento y el candidato en cuestión.

También se debe especificar cuánto tiempo ha durado su relación laboral y por supuesto, resumir, de la manera más concisa posible, qué virtudes, cualidades y aptitudes presenta el usuario para poder ser el candidato ideal para ese puesto de trabajo. Por supuesto el emisor debe ratificar todos estos datos.

¿Cuántos tipos hay?

Aunque cada institución o persona tiene la libertad de darle un toque personal a su carta de recomendación, hay que decir que como estos ejemplos en Internet se pueden encontrar numerosos modelos, plantillas y tipos en el caso de no saber con exactitud como elaborar uno de estos documentos. En cualquier caso, es esencial cuáles son los tipos más habituales que se utilizan, en función del destinatario o para qué será dicha candidatura.

Carta de recomendación laboral

Sin duda alguna, es el documento más utilizado a la hora de recomendar a una persona para que opte a un puesto de trabajo. Se suelen añadir, junto al currículum y a la carta de presentación, para ofrecer más información dentro de los procesos de selección para una empresa. El objetivo es que el destinatario conozca datos adicionales sobre el usuario y para ello, el emisor debe explicar sus cualidades y aptitudes positivamente, destacando las características del candidato, tanto personales como profesionales.

Carta de recomendación amigable

Aunque la finalidad sigue siendo la misma, el contratar a una persona para un puesto de trabajo en concreto, en este caso el documento no es tan “formal” puesto que el emisor tiene una relación más estrecha con el candidato. En este sentido, la relación existente es una amistad duradera, a la que apela para que la empresa lo tenga en cuenta y se fije con más detalle en este perfil profesional.

Carta de recomendación personal

En este caso, este tipo de carta de recomendación no se utiliza tanto con fines laborales, sino con el objetivo de que una persona entre en otros ámbitos, generalmente se redactan para que el usuario en cuestión, pueda acceder fácilmente a un centro educativo o incluso para tener un arrendamiento, entre otras cosas. Aquí se apela más a la relación personal entre emisor y candidato y a sus cualidades personales.

Carta de recomendación académica

Son similares a las laborales, pero en este caso el objetivo es hacer que una persona pueda tener un mejor acceso en términos académicos. Generalmente son muy utilizadas para tener acceso a la universidad o centro educativo superior, al igual que para obtener una beca.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: