Clases particulares

Clases particulares para niños/as con dificultades del lenguaje

Hoy charlamos con Nerea Montalvo, de Centro Inverxo (Valdemoro, Madrid), quien nos ha ayudado a aclarar algunas cuestiones relacionadas con las clases particulares para niños/as con dificultades del lenguaje.

Siempre se ha dicho que una manera fácil de tener unos ingresos rápidos es enseñar a niños y jóvenes alguna materia, ¿pero cualquier persona puede dar clases  particularespara  “sacarse undinerillo”?

Lo cierto es que cualquiera podría tomar unos apuntes y explicárselos a un niño/a, pero eso no significa que lo estemos haciendo correctamente ni que estemos teniendo en cuenta las necesidades del mismo.

Los maestros/as, antes de ponernos a explicar un contenido o realizar una actividad, debemos crear un entorno que fomente la curiosidad del niño/a y su atención. Estos entornos eficaces solo los pueden formar los profesionales de la rama educativa, los cuales conocen todo lo necesario sobre cómo se lleva a cabo el aprendizaje en el cerebro.

Entonces, la respuesta sería un no, ya que se necesita a un profesional cualificado que tenga fundamentos sobre su metodología, el procedimiento, los materiales a utilizar, la estructuración del tiempo de la clase, cómo abordar sus dificultades y potenciar sus cualidades, entre otros muchos aspectos.

En los últimos años se ha visto un mayor interés en la actividad neuronal y su relación con la educación. ¿Crees que es necesario que el maestro/a que ayude a mihijo/a  conozca cómo funcionaelcerebro?

No solo es imprescindible que conozca cómo aprende el cerebro, sino que debería tener en cuenta los conocimientos previos que tiene tu hijo/a. De esta manera estaremos logrando un aprendizaje duradero, significativo y cohesionado con los aprendizajes ya presentes en el cerebro del niño/a.

También es muy importante que tenga en cuenta tanto sus necesidades como sus gustos. Porque de esta manera se asegurará que sean de su agrado las actividades que realicen en las clases. Pero, ¿esto es relevante? Lo es y mucho, porque si el alumno/a no se encuentra con ganas de aprender, no lo hará por mucho que le presentemos actividades atractivas. Por ello, los niños/as que acuden al centro sin ese entusiasmo por conocer el mundo que les rodea, lo primero que hacemos es “avivar” esas ganas que por ciertas situaciones han sido disminuidas.

¿Qué le dirías a un padre o madre que cree que su hijo/a posee dificultades del lenguaje?

Esta pregunta no es fácil de responder sin valorar a su pequeño/a, pero voy a ofrecerte algunos indicadores que te pueden dar una pequeña idea. Antes te recomiendo que no esperes para intervenir porque pienses que es algo pasajero y que con el paso de los años se arreglará solo. Es mejor que finalmente tras la valoración te confirmen que es algo temporal a no acudir al profesional, dejarlo estar y que finalmente se convierta en una necesidad permanente.

Es importante que diferenciemos la dificultad en el lenguaje de un retraso en el lenguaje. La primera es permanente, en cambio, el retraso es algo temporal, pero aún así si no es tratado a tiempo puede derivar en muchos problemas cuando tu hijo/a se desenvuelva en la vida adulta. Por lo que ¡no esperes más y contacta con un profesional!

¿Hay alguna señal o momento que nos deba hacer sospechar que ese niño/a tiene problemas con la lectoescritura?

Hay algunos indicadores o situaciones que se pueden dar tanto en el colegio como en el hogar que pueden ponernos en aviso sobre dificultades en la lectura, en la escritura o en ambas.

El primero de ellos hace referencia a los sonidos que tienen que haber adquirido a cada edad. En la etapa de los 3 años deberían haber adquirido sonidos como la /m-n-ñ-p-t-b-d-g-f-s-j-ch-ll-z/. A los 4 años, la /r suave-pl-bl/, y a los 5, la /r (fuerte)-fl-cl-br-fr-pr-cr-gr-tr-dr/. Si alguno de ellos no ha sido adquirido en su etapa correspondiente, podríamos empezar a sospechar que algo no va como debería.

A partir de los 6 años, podemos tener distintas dificultades como que no aprenden las letras del abecedario aunque las repasen, una inexplicable y persistente dificultad para aprender a leer, lentitud en leer y escribir un texto, dificultad para decir bien ciertas palabras o escribir números o letras al revés repetidamente.

También es posible encontrar situaciones como la escritura con muchas faltas de ortografía para su nivel educativo, incapacidad de construir frases compuestas y una gran falta de vocabulario al no acordarse del nombre de algunos objetos.

Estos indicadores solo son orientaciones o “mini-alertas” para empezar a estar pendientes y valorar junto a otros aspectos de si hay presente un indicio de dificultad o no. Si antes de leer este artículo ya sospechabais que algo no se desarrollaba adecuadamente es gracias a la voz interior que tenemos todos y, en estos casos, es muy importante no ignorarla.

Entonces, ¿Cuanto antes actuemos muchísimo mejor para nuestro hijo/a?

Sí y millones de veces sí. En estos casos el tiempo no va a nuestro favor y cuanto más tiempo esperemos peor será para el desarrollo de nuestro pequeño/a.

Por ello, es aconsejable que a la menor sospecha acudamos a un profesional para descartar cualquier problema. Es cierto que hay ocasiones en las que no resulta ser nada de lo sospechado, pero lo mejor es asegurarse y no dejarlo pasar.

¿En Centro Inverxo cómo enseñáis a alumnos/as con dificultades del lenguaje?

Nosotros creemos que no hay una metodología específica para cada dificultad o necesidad, sino que hay que valorar las características de cada niño/a (sus gustos, preferencias, motivaciones, dificultades, inseguridades…). De esta manera, consideramos que porque un alumno/a posea unas dificultades del lenguaje parecidas a las de otro/a niño/a no les tenemos que enseñar de la misma manera, sino que debemos que tratar a cada niño/a de forma particular.

Aunque sí tenemos que tener en cuenta que el cerebro de todos los niños/as realiza los mismos pasos para almacenar la información de su contexto. El niño/a adquiere los contenidos a través de los sentidos, los cuales viajarán hacia la memoria inmediata. Entonces, ¿todo lo que aprende mi hijo/a pasa primero por la memoria inmediata? Eso es, pero hay ciertos aspectos que permiten que pase a la memoria a largo plazo o no.

Aunque puede haber otros, pero los principales son si lo que aprende tiene sentido y significado para él/ella y si se produce alguna emoción durante el aprendizaje. También es necesario recrear situaciones para que los niños/as apliquen los aprendizajes adquiridos, así como saber qué emociones son las que experimentan durante su proceso de aprendizaje.

En este último punto vamos a pararnos un momento porque es un aspecto imprescindible para que el aprendizaje se lleve a cabo sin ninguna dificultad. El autoconcepto del niño/a (cómo se siente) condiciona el rol que va a tomar ante su aprendizaje. Esto se debe a que las emociones influyen a la razón haciendo que el aprendizaje se potencie, o, todo lo contrario. Por ello, los niños/as deben saber cómo manejar las emociones de forma inteligente para que el aprendizaje resulte satisfactorio. Aquí entra la ayuda de los profesionales para enseñarles, cuando estén preparados, a controlar sus impulsos, a expresar sus sentimientos y a reducir su estrés, entre otros aspectos.

¿Por último, cuál es la labor del Maestro/a especializados en Audición y lenguaje en estos casos?

Los maestros especializados en Audición y Lenguaje son profesionales que ayudan a los niños/as que tienen dificultades con el lenguaje a adquirir una adecuada expresión escrita y oral. Ya que si no reciben la ayuda adecuada esto repercutirá negativamente en el desarrollo del niño/a. En cambio, un Logopeda lleva a cabo la detección, la evaluación, el diagnóstico y el tratamiento de dificultades en la voz, el habla o la deglución.

Otra diferencia entre estos dos profesionales es que el maestro/a realiza un apoyo y una intervención educativa, pero el Logopeda lleva a cabo un tratamiento desde el punto de vista clínico.

Estas dos disciplinas no son excluyentes, por lo que, en función de las necesidades del niño/a puede que sea necesario la ayuda de ambos profesionales de forma coordinada.

Para terminar, me gustaría destacar que las clases particulares para niños con dificultades del lenguaje  no se deben enfocarexclusivamente para volver a explicar los contenidos tratados en el colegio o hacer ejercicios para reforzarlos. Sino que es necesario que trabajemos aquellas habilidades básicas que no tengan adquiridas como potenciar las otras. Por habilidades básicas se consideran, por ejemplo, la abstracción, la memoria visual, la atención, la lógica y la rapidez de reacción, entre otras.

En muchas ocasiones al no tener desarrollado alguna de estas les es muy difícil adquirir los nuevos aprendizajes. Asimismo, los niños/as con dificultades en el lenguaje no consiguen asimilar el lenguaje a pesar de mucho esfuerzo y apoyos externos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: