Casas pasivas

¿Qué son las casas pasivas?

Cada vez son más las personas que deciden trasladarse a vivir hasta una casa pasiva. Probablemente, a la mayoría de las personas les resulte extraño o poco conocido el término casa pasiva, ya que aunque este existe desde hace algún tiempo, en realidad es un tipo de construcción o vivienda que todavía no ha terminado de extenderse por todos los rincones del mundo.

Cuando hablamos de una casa pasiva, nos referimos a un tipo de construcción que se popularizó en las escuelas de arquitectura a principios de los años 80, sobre todo, a raíz de la publicación del libro La casa pasiva: Clima y ahorro energético por el Instituto de Arquitectura de Estados Unidos, y que se caracteriza por utilizar recursos de la arquitectura bioclimática combinados con una alta eficiencia energética.

Es decir, las casas pasivas son viviendas con un bajo consumo energético capaces de ofrecer una temperatura ambiente confortable durante todo el año, sin la necesidad de utilizar calefacciones convencionales o aparatos de aire acondicionado que suponen un importante gasto a final de mes.

¿De qué materiales están hechas las casas pasivas?

Por lo general, cuando se investiga un poco más sobre las casas pasivas y sus principales beneficios, la mayoría de las personas tiende a pensar que estas están fabricadas únicamente a partir de la madera. Sin embargo, la realidad es bien distinta, y este tipo de construcciones pueden llevarse a cabo con distintos materiales como el hormigón o el ladrillo.

Por ello, antes de empezar manos a la obra es importante tener en cuenta algunos factores externos que pueden afectar a los materiales de la vivienda, y que tienen que ver con la ubicación geográfica, la climatología o el tipo de suelo donde se construye. Construir una casa pasiva no es una tarea sencilla, puesto que es necesario contar con una serie de conocimientos avanzados que permitan discernir qué materiales y qué técnicas se van a utilizar en la vivienda.

Beneficios de las casas pasivas

Para no tener problemas y construir una vivienda pasiva de gran calidad, lo más recomendable es ponerse en manos de fabricantes profesionales en la materia como utilbox, un fabricante de paneles de EPS destinados a la construcción de casas pasivas que comenzó sus andadas en el año 1994, y que actualmente se ha convertido en uno de los fabricantes de referencia en España, Portugal y Marruecos.

Este tipo de empresas profesionales están perfectamente capacitadas para ofrecer productos ideales para la construcción de casas pasivas, que tienen en cuenta en todo momento la metodología de diseño pasivo que se desprende de los libros de arquitectura que dieron pie a esta idea de casa pasiva, y que propone el análisis de factores externos como el clima o el confort de la vivienda para alcanzar la mayor comodidad posible.

Beneficios de las casas pasivas

La construcción de cualquier tipo de vivienda, siempre tiene como objetivo la consecución de un espacio confortable que sea capaz de cobijar a las personas para protegerlas del ambiente exterior. Es decir, es un espacio que intenta crear su propio clima para contrarrestar el exceso de frío o de calor que pueda producirse en el exterior.

En muchas ocasiones, las viviendas más antiguas no son capaces de generar un clima cálido y confortable en su interior, por lo que los propietarios se ven obligados a instalar sistemas de calefacción o de refrigeración que permitan modificar el clima interno. Ante esta situación, no resulta extraño que cada vez sean más las personas que decidan comprar o construir una casa pasiva para obtener un perfecto acondicionamiento natural.

Porque las casas pasivas prescinden de los aparatos de calefacción y aire acondicionado, y apuestan por medidas más eficaces como el uso de aislantes térmicos para ahorrar energía y conseguir un clima interno ideal. Un tipo de vivienda que funciona en múltiples contextos y situaciones, ya que se han construido casas pasivas en el desierto y en la montaña (teniendo siempre en cuenta los factores externos).

Algunas de las casas pasivas más conocidas del mundo se encuentran en Estados Unidos, y entre las más pioneras destacan la Casa estudio Otwell y Frerking en Chino Valley, Arizona (construida en 1975), la Casa Kelbaugh en Princeton, New Jersey (1975) o la Casa Sherwood en Winters, California (1975).

Fuera del continente americano, destaca también la construcción de cuatro viviendas sociales en Miramas, Bouches-du-Rhöne, Francia en el año 1979, que fueron desarrolladas por el grupo de arquitectos ABC.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: