El Camino de Santiago

El encanto de descubrir los pueblos de Galicia con El Camino de Santiago

El número de peregrinos ha ido creciendo exponencialmente a lo largo de los años y son muchas las personas que se animan a recorrer El Camino de Santiago, al menos una vez en la vida. Existen muchas razones para lanzarse a la aventura – religión, naturaleza, deporte, descubrimiento personal – pero poder disfrutar del paisaje de algunas de estas regiones y localidades con tanto encanto del país, es una de ellas.

Vamos a descubrir algunos de los pueblos más bonitos que se pueden encontrar en Galicia, ya en las últimas etapas del camino, descubrir todo lo que pueden ofrecer.

Galicia es, sin duda, una de los comunidades autónomas con más encanto de la geografía española y es admirada tanto por sus verdes paisajes como por su maravillosa gastronomía. Además, es la cuna cultural del Camino de Santiago y miles de peregrinos pasan cada año por ella para llegar a la ansiada Catedral de Santiago de Compostela, tras unas cuantas caminatas. Pero aunque el cansancio ya en estas últimas etapas empieza a hacer mella, no hay que dejar de lado la oportunidad de hacer un poco de turismo por los alrededores.

Galicia con El Camino de Santiago

Uno de los pueblos por los que pasa el Camino es Arzúa, localidad de unos seis mil habitantes donde se junta el Camino Francés y el Camino del Norte. Es por tanto, parada obligatoria en la ruta de muchos peregrinos en sus últimas etapas y está más que preparada para acoger con los brazos abiertos a todos y cada uno de ellos. Por eso, cuando se termina la etapa en este pueblo y uno se pregunta dónde dormir en Arzúa, existen múltiples opciones como albergues, hoteles, pensiones o apartamentos al alcance de la mano.

Quedarse en Arzúa a pasar la noche

La historia del pueblo está íntimamente ligada a la del Camino de Santiago, ya que la localidad experimentó un gran desarrollo debido al auge de la ruta. Por eso su actividad está muy enfocada a la llegada de peregrinos o turistas y existe una gran cantidad de opciones a la hora de ofrecer alojamiento para ellos. Siempre se puede elegir la opción más económica como hospedarse en un albergue o en una pensión, pero ya que queda poco recorrido – unos treinta y nueve kilómetros – hasta Santiago de Compostela, quizás no vendría mal darse un poco el capricho y disfrutar de la comodidad de una cama en un hotel o un apartamento.

Hay que tener en cuenta que la etapa para llegar a Arzúa empieza en la localidad de Palas de Rei y que se tienen que recorrer 29,4 km con numerosas subidas y bajadas. Eso sí, con un paisaje alrededor espectacular y en el que se pueden encontrar monumentos de la época medieval. Pero al ser un tramo tan exigente a nivel físico, la posibilidad de tener un buen lugar para pasar la noche al llegar al final de la etapa es más necesaria que nunca, y más con el cansancio acumulado de llevar varios días de marchas.

No hay que olvidarse de saciar el estómago

Si por algo es famosa Galicia es por su deliciosa gastronomía, y Arzúa no iba a ser menos. No solo es necesario dormir con comodidad, también hay que cuidar muy bien el paladar y reponer fuerzas de la manera más placentera posible. Su queso tiene denominación de origen, Arzúa-Ulloa, y es muy aclamado por tener un sabor levemente salado y por su cremosidad. Por esto el lugar es también conocido como “La tierra del queso”. Pero muy popular allí es también la miel debido a las características climáticas de la zona y la vegetación circundante, por lo que no hay excusa para no probar alguno de estos productos mientras se está en el pueblo.

Por todo esto nunca hay que dejar pasar la oportunidad de descubrir algunos pueblos tan interesantes como Arzúa mientras se viaja por El Camino de Santiago. ¡Uno nunca sabe todo lo que puede aprender y disfrutar!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: