El boom del videojuego online

El boom del videojuego online

La industria de los videojuegos, como muchas otras industrias de un sector tan adaptativo y expuesto a avances como es el sector tecnológico, se ha venido desarrollando en muchos de sus ámbitos durante las últimas décadas. No solo se han experimentado grandes avances en relación a los gráficos, la memoria, la jugabilidad y demás atributos técnicos de los videojuegos, sino que también se ha evolucionado en lo relativo a los modos de juego, las plataformas desde las que puede jugar y a los géneros más exitosos.

Lejos quedan esos primeros proto-videojuegos de los años cincuenta con los que comenzaba la andadura de esta, ahora multimillonaria, industria. Como quedan atrás también los salones recreativos de la década de los ochenta, la revolución 3D de los noventa y la era de las consolas de los 2000. En la actualidad, las últimas tendencias apuntan a un verdadero “boom” de los videojuegos online tanto para móvil como, especialmente, para PC.

Durante los últimos años, la irrupción de este tipo de juegos, en los que los usuarios pueden jugar directa e independientemente a través de internet y sin necesidad de una plataforma, y su popularidad, han provocado un verdadero giro en la tendencia y en las prioridades del sector. Títulos como Leage of Legends (LOL), Minecraft, World of Warcraft, Fortnite o Battlefield, por citar algunos de los más exitosos y conocidos, han causado verdadero furor entre los aficionados, poniendo a sus desarrolladores en el punto de mira y sirviendo como referencia de las nuevas preferencias relativas al formato y a las dinámicas de juego por las que se decantan los nuevos usuarios.

Pero, ¿de dónde surge este auge de los videojuegos online? ¿Qué ofrece este tipo de juegos que no ofrecieran sus antecesores o que no ofrezca la competencia? En primer lugar, debemos explicar porque hay una preferencia cada vez más visible en los jugadores de decantarse por jugar desde un ordenador en vez de una consola o un móvil. Esto puede deberse a las características técnicas que ofrecen unos y otros. En muchos casos, la potencia de procesamiento, las prestaciones gráficas y la resolución de los ordenadores puede ser superior en PC, lo que explica que algunos de los jugadores, sobre todo los más experimentados y exigentes, se decidan por herramientas más potentes. Otra razón que puede influenciar a estos jugadores experimentados es la mayor precisión en el manejo que ofrecen los ordenadores, cuya sensibilidad y velocidad de movimiento, por lo general, superará la de las demás plataformas de juego. Además, los juegos online para PC tienen una capacidad de actualización inmediata y constante, lo que permite beneficiarse de los nuevos atributos a tiempo real y en todos los modos de juego.

Sin embargo, estos motivos no son necesariamente concluyentes, ya que hay dos razones más que parecen predominar cuando tratamos de explicar la popularidad de este tipo de juegos: tienen que ver con su coste y con la cultura de juego multijugador. Son estos los dos puntos que sin duda han marcado la diferencia para los usuarios. Si analizamos el desembolso total que tenemos que realizar probar el último lanzamiento de nuestro juego favorito, ya sea de PC o de consola, es fácil entender porque las opciones online, muchas de ellas gratuitas, han supuesto la solución a muchos de los problemas de los usuarios que no podían permitirse o no querían gastarse tanto dinero en alternativas más caras. Una vez las prestaciones a nivel de gráficos y de jugabilidad se han equiparado o, al menos, acercado considerablemente gracias a los avances de la tecnología, el hecho de pagar una diferencia de precio tan grande ha dejado de tener lógica para los consumidores.

Pero no solo eso, es que estos juegos online han creado, por así decirlo, su propia cultura. Una cultura basada en la posibilidad de jugar con multitud de jugadores una gran variedad de géneros y subgéneros con modos de juego específicos (desde el MOBA o Multiplayer Online Battle Arena de títulos como el LOL o el Dota 2, hasta los Battle Royale tipícos de juegos como Minecraft o Fortnite, pasando por los Shooter y Hero Shooter como Battlefield, Overwatch o BattleBorn, entre otros). Incluso podríamos decir que se ha ido introduciendo una nueva identidad visual en la que, en muchos casos, no predomina la depuración de los gráficos o el realismo más preciso de los escenarios, si no más bien a las originales dinámicas de juego, la competitividad entre jugadores reales y la pura diversión.

Algunos países limitan el acceso a este tipo de contenidos, a veces por proteger su propia industria, como por ejemplo China, o por mejorar el control sobre una industria que mueve mucho dinero, como es el caso de Corea del Sur o países que limitan el acceso por motivos políticos, por ejemplo, muchos jugadores se ven obligados a utilizar una VPN en Rusia para poder acceder a juegos online.

Tiene pinta de que ha llegado una nueva era para los gamers, la pregunta es ¿tiene techo este ascenso de los videojuegos online? ¿Será ésta una dinámica que se mantenga? ¿Cómo reaccionaran los proveedores de videojuegos ante algo así y cómo buscaran financiarse? Habrá que esperar a verlo, pero sin duda, ahora mismo todo parece indicar que el futuro será en línea.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: