Asalto Capitolio

Asalto de los seguidores de Trump al Capitolio de EE UU

Donald Trump siempre ha jugado con fuego, al límite de lo establecido, viviendo en una tensión constante. Es un bombero pirómano que vende humo, y se acabó quemando. Y, de paso, ha puesto los Estados Unidos en una situación surrealista, inédita, alarmante, caótica, con un asalto al Congreso con tintes de golpe de estado que él mismo se ha encargado de avivar.

Decenas de miles de fanáticos del presidente habían citado en Washington para un último intento de revertir una derrota más que confirmada. Debía ser una jornada tensa, pero burocrática, ceremonial, y al final acabó con tiroteos, toques de queda, despliegue de tropas para la capital de Estados Unidos: imágenes sobrecogedoras que, si no se tratara de Estados Unidos, nadie dudaría de calificar -lo de intento de insurrección, sedición, y levantamiento violento.

Era bien sabido que aterrizarían en Washington miles de personas cegadas por la promesa de Trump que aún era posible revertir el resultado electoral. El presidente se había montado un acto a medida en frente de la Casa Blanca para continuar atizando las llamas, insistiendo en las falsas proclamas de fraude electoral, defendiendo teorías de la conspiración imposibles.

Las manifestaciones de meses atrás, con integrantes de milicias y grupos neofascistas, habían sido el preludio de todo lo que pasó ayer. Decenas de radicales quisieron hacer justicia a su manera, alterar el proceso democrático norteamericano, violar la institucionalidad del cambio de poderes: mientras el Congreso comenzaba una sesión que ya se preveía caótica, de golpe los servicios secretos cancelaron la acto, se llevaron el vicepresidente Mike Pence de la sala y exigieron a todo el que se resguarda. Nada tenía sentido, de un surrealismo inexplicable.

Decenas de seguidores trumpistes entraron en el edificio del Congreso de Estados Unidos desafiante y saltando todas las barreras policiales y de protección establecidas. Aparecieron barricadas en la sede legislativa, se escucharon disparos, gases lacrimógenos. Se evacuaron los congresistas; una mujer resultó herida crítica por arma de bala, cinco policías resultaron heridos. Los asaltantes paseaban casi con toda impunidad por el Congreso, haciéndose fotos en lugares sagrados de la democracia norteamericana.

Una crisis sin precedentes que no tuvo la respuesta institucional deseada. Trump, enrocado en su egocentrismo y paranoia conspiranoica , callaba mientras los congresistas debían ponerse máscaras antigás, se tiraban al suelo para evitar males mayores y los efectivos de la policía no podían controlar la turba.

De hecho, en un principio, el presidente saliente de Estados Unidos culpaba Pence de la situación, por no autoproclamarse juez supremo del momento histórico, y, de forma inconstitucional, movía hilos para declarar vencedor Trump, obviando el voto de los estadounidenses hace más de dos meses.

“Es un intento de golpe de estado”, comentó el congresista republicano Adam Kinzinger, cerrado y vallado en su oficina en espera de que la policía la escolta fuera del edificio. “Esto es lo que ha causado el presidente, esta insurrección”, añadió el senador Mitt Romney, ex candidato republicano a la presidencia contra Barack Obama.

La información era caótica. A los rumores y certezas de disparos en el Capitolio, se añadía la información de amenazas de bomba en las sedes de los partidos demócrata y republicano, y también en el Congreso. Ante la situación excepcional, el presidente electo, Joe Biden, salió a intentar calmar los ánimos, todo culpando Trump de la situación: “No es una protesta, es una insurrección”, insistió, temeroso de unos hechos sin precedentes en más de 200 años de historia de Estados Unidos. No dudó que estaba bordeando el delito de sedición, y reconoció el trabajo titánica que tendrá a partir de ahora para curar el alma de los Estados Unidos y devolver el país a la decencia. “Llamo a esta mafia, que se retire. Lo he dicho en otros contextos: las palabras presidenciales importan “, dijo,

Los mensajes de Trump no eran suficientes y llegaban tarde. “Pido a todos que es el Capitolio que mantenga la calma. No violencia! Recuerde, somos el partido de la ley y el orden. Respete la ley y nuestros hombres y mujeres de azul. Gracias! “, Pió Trump una hora después del inicio de los actos de violencia. 

Mientras tanto, varios asesores amenazaban de dimitir si el presidente saliente no hacía pasos más firmes, ex integrantes del gobierno le exigían que fuera contundente en la condena sin éxito. Hasta después de las palabras de Biden no se atrevió a pedir a sus seguidores que se fueran a casa en paz, no sin antes insistir en que la posición oficial que hubo fraude electoral se mantiene intacta.

La alcaldesa de Washington se vio obligada a movilizar cientos de efectivos de la Guardia Nacional y la policía local, y a declarar un toque de queda excepcional en la ciudad para intentar tranquilizar unas calles que en menos de dos semanas deben recibir el nuevo presidente de Estados Unidos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: