Jamón serrano de bodega

Aprende a elegir y conservar un buen jamón serrano de bodega

Comer es un proceso cotidiano que va más allá de las meras funciones vitales. El arte de la cocina guarda una estrecha relación con aspectos como el placer y depende de nosotros solicitar los mejores productos de cada sector gastronómico. Por suerte, España es uno de los países más ricos en este sentido, disponiendo así de un amplio catálogo de productos nacionales que suponen la delicia de millones de personas. Eso sí, si hay uno que destaca por encima del resto, ese es el jamón.

Elige un jamón de calidad

La tortilla de patata, la paella, el gazpacho, las tapas… Son muchos los platos que suscitan el interés tanto de turistas como de los españoles en el sector gastronómico. Sin embargo, ninguno de ellos se puede comparar con la delicia que supone un buen jamón serrano bodega. La pata de cerdo más famosa en todo el mundo tiene denominación de origen y es prácticamente una responsabilidad apostar siempre por la mayor calidad posible cuando vamos a comprar un jamón.

Gracias a los avances propios de la era digital, tenemos a mano ciertos portales que se han especializado en su venta. Esto nos brinda todas las comodidades a la hora de proceder con la compra, pudiendo así recibir el producto en el domicilio sin tan siquiera tener que salir de casa; así como una mayor información para garantizar la excelencia final. Por ende, es prioritario que, si estamos valorando qué jamón comprar, pongamos el foco de atención en ciertos aspectos que nos van a brindar un mayor conocimiento de causa.

El principal factor es el del tiempo de curación. Un jamón de nivel ha de haber pasado, como mínimo, 14 meses de curación. Se trata del hecho más trascendental en el sabor final del producto, por lo que es lo primero que hemos de comprobar antes de comprar uno u otro. A su vez, las condiciones de la vida del propio cerdo también influyen en esta decisión final: han de tener la máxima libertad de movimiento y disponer de una alimentación de alto nivel.

Jamón de calidad

La bodega en la que se proceda con la curación también va a ser determinante en la calidad del jamón. Si bien es cierto que esto no es algo que podamos saber de antemano, contemplar las valoraciones de otros clientes será una manera eficiente de hacerse una idea de la realidad del negocio en cuestión. Internet dispone de toda la información que necesitamos y tan solo hemos de invertir unos minutos en acceder a ella.

Cómo conservar un buen jamón

Puesto que comprar un jamón de calidad suele suponer una inversión económica más o menos elevada, hemos de saber exactamente cómo conservar el producto para que no se pierda en ningún momento la excelencia en el sabor. Una tarea que depende únicamente de nosotros y para la cual hallamos toda la información pertinente en las mejores bodegas de jamones.

En lo referido a las condiciones de conservación, es fundamental que la temperatura del espacio no supere los 22º ni baje de los 5º; además de estar protegido ante olores fuertes. De la misma manera, si no lo hemos abierto todavía, debemos tenerlo siempre colgado y, en caso de que ya hayamos empezado a consumirlo, que lo coloquemos en un jamonero.

Por otro lado, una vez comenzamos a comer el jamón, es necesario que cortemos únicamente lo que vamos a tomar en ese momento; evitando así que el producto se endurezca. En consecuencia, la zona en la que hemos procedido con el corte, debe esta cubierta en todo momento por la propia grasa del jamón, conservando así la jugosidad del primer día.

La textura inconfundible y el sabor más intenso en nuestro paladar se combinan para hacernos disfrutar de uno de los mayores placeres en la gastronomía tanto española, como en el resto del mundo. Podemos estar orgullosos del jamón y, gracias a los mejores comercios online, tenemos su compra más cercana que nunca.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: