Alquiler de vehículos industriales

Alquiler de vehículos industriales: una gran oportunidad y solución económica

Si estás buscando evitar la inversión en vehículos para el funcionamiento de tu empresa, entonces tendrás que considerar el alquiler de vehículos industriales. El renting de vehículos industriales es un modelo de negocio interesante que supone una serie importante de ventajas para los dueños de negocios, tanto pequeños como empresas grandes en proceso de expansión.

En las siguientes líneas nos encargamos de explicar de qué trata el renting de vehículos industriales, sus ventajas y analizamos la propuesta de empresas como Transtel SA, especialistas con más de 40 años de experiencia ofreciendo soluciones de vehículos y flotas adaptadas a las necesidades de cada tipo de negocios.

¿Qué es el renting de vehículos industriales?

Se trata de una forma de alquiler de vehículos de uso industrial, en el que una compañía propietaria de una flota de vehículos transfiere los derechos de uso a una empresa, sin trasladar la propiedad de los bienes. Funciona de la misma forma que el renting de coches, siendo un alquiler de vehículos con un contrato a largo plazo.

Cualquier empresa que tenga la necesidad de optar por un alquiler de camión pluma, plataformas aéreas, furgonetas, grúas, MMA, frigoríficos y más, puede realizar la contratación de la flota bajo modalidad de alquiler a largo plazo. Esto significa que la empresa puede hacer uso de todos los vehículos sin restricciones de horario, tal y como si fueran propietarios.

Lo anterior supone una serie importante de beneficios, entre los que destacan:

Beneficios fiscales

Las empresas que optan por este servicio pueden obtener interesantes beneficios fiscales efectivos de forma inmediata, como la desgravación del IRPF y del Impuesto de Sociedades, así como la deducción del IVA soportado en actividades profesionales hasta un 100%.

No requiere financiación

Al no estar realizando la compra de la flota, no es necesaria una fuente de financiación bancaria, por lo que se reduce considerablemente la cantidad de trámites a realizar. Esto significa que la flota podrá estar disponible para su uso en poco tiempo y se puede hacer crecer en número cuando sea necesario.

Reducción de los costes asociados

Cuando se opta por un renting de vehículos comerciales, el propietario del vehículo se hace cargo de todos los costes asociados al funcionamiento de la flota. Es decir, no tendríamos que preocuparnos por el pago de impuestos, trámites, seguros, mantenimiento ni reparaciones, ya que todo esto se encuentra incluido en el precio establecido en el contrato de alquiler.

Desarrollo de una imagen profesional

Contar con una flota propia ofrece una imagen profesional a los potenciales clientes de tu empresa, además de mejorar la seguridad de los conductores contratados, puesto que todos los vehículos están preparados para salir a la carretera de inmediato.

Flexibilidad con respecto a los cambios

Tendrás la posibilidad de mostrar flexibilidad respecto a los cambios que se produzcan en tu negocio. Es decir, en casos de crecimiento exponencial, podrás hacer crecer la flota de vehículos y, si ocurre lo contrario y el negocio baja en productividad, la flota puede disminuir y así conseguir un equilibrio en el presupuesto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: