Literatura victoriana

El all-in de la literatura victoriana sobre la sociedad de su época

Lo cierto es que el entretenimiento de la sociedad y la búsqueda de diferentes formas de ocio han ido evolucionando y cambiando con el paso de los siglos y el avance de la vida en todos sus aspectos posibles. Hubo un momento en el que la literatura fue de vital importancia para que una sociedad encasillada diese el paso a una más moderna. Durante el reinado de la reina Victoria de Inglaterra surgió un movimiento por parte de los autores más reconocidos de la época conocido como literatura victoriana. Lo que comenzó como una forma de ocio llegó a convertirse en una de las críticas sociales más duras y significativas de la historia, construyendo, tanto en Inglaterra como en el resto de Europa, una gran etapa cultural. Si bien los autores victorianos se enfrentaban a una sociedad muy diferente a la anterior, con un cambio en las clases sociales que era incluso palpable para todos, la industrialización no se quedaba atrás. Se podría decir que una dio paso a la otra o que, incluso, ambas fueron de la mano. El cambio radical que sufría el país en cuanto a su industria afectó, todavía más, a la manera en que la sociedad disfrutaba de su tiempo libre.

Además, durante esta época también se inventó el juego como se entiende actualmente. Durante este período la sociedad se reunía para jugar al backgammon o acudía a los casinos para disfrutar del entretenimiento que ofrecían, una práctica muy común entre las clases sociales aristocráticas. No obstante, hoy en día, y con la aparición de los juegos online y la multitud de operadores que existen en todo el mundo, los juegos de casino en español regulados en 888, así como en otros idiomas, ofrecen el entretenimiento desde casa sin necesidad de acudir a los casinos físicos como se hacía en la época. Una costumbre muy diferente a la victoriana. Sin embargo, y a diferencia de la actualidad, este tipo de ocio se seguía manteniendo para las clases más altas, siendo símbolo de riqueza y una posición elevada en la sociedad. La importancia de la literatura, en cambio, es que, a pesar de ser equivalente a los casinos, reservada para los más afortunados hasta el momento, es bajo el reinado de la reina Victoria cuando las novelas y la poesía empiezan a llegar a las clases más pobres de una sociedad inculta. Accesible, a partir de aquí, a todos los ciudadanos por igual.

Dicho de otra manera, en un mundo donde el analfabetismo por parte de las clases más bajas de la sociedad iba de la mano de los prejuicios y moralismos de la sociedad burguesa, autores como Charles Dickens fueron cruciales para un cambio en la vieja sociedad de clases ya que dedicaban parte de su tiempo a leer a los más desfavorecidos para que pudiesen entender sus obras.

Industrialización en la época victoriana

Es en este siglo cuando Inglaterra deja de ser un país rural y pasa a convertirse en muy poco tiempo en un país urbano. Esta industrialización fue alabada por muchos, pero criticada por otros. A la vez que el país avanzaba económicamente y prosperaba en cuanto a transportes y nuevas vías de comercio y comunicación, los ricos eran cada vez más ricos y los pobres cada vez más pobres. Las consecuencias de la industrialización fueron devastadoras para los pobres y es esta realidad de la doble moralidad victoriana la que se ve plasmada en las obras de los autores más importantes del momento.

A través de historias ficticias que narraban situaciones reales, los autores mostraban cómo el país y el mundo en general estaba cambiando a una velocidad imparable. Un pesimista Thomas Hardy centraba sus obras en la Inglaterra más rural, atacando a la sociedad porque había perdido la esperanza en la misma. Por el contrario, un Charles Dickens más desgarrador y duro con su crítica, tenía la esperanza de reformar esta demacrada sociedad con sus obras. Al contrario que Hardy, Dickens centra sus novelas en las ciudades, dando un especial protagonismo a los pobres, la representación más vulnerable de la sociedad victoriana. Maestro por excelencia de la narrativa, es considerado uno de los mejores novelistas ingleses de todos los tiempos, siendo decisivo para la historia de su país, poniendo a examen una sociedad aparentemente compacta a través del estudio de la propia población que refleja lo que estaba ocurriendo en el momento. Con todo esto, los autores victorianos hacen posible que la novela sea, por primera vez, el género literario dominante en Inglaterra.

Un ejemplo de la maravillosa crítica por parte de Dickens sería la obra de Oliver Twist, publicada por fascículos en una revista. Aquí nos muestra, entre muchas otras cosas, lo que significaron las nuevas leyes de pobres que surgieron durante la época victoriana, en las que se incluían las conocidas como workhouses, casas en las que, como expone Dickens a lo largo de toda la novela, los pobres se veían obligados a vivir como si fuesen ganado y bajo unas condiciones deplorables. Además, a través del personaje de Oliver se nos presenta la importancia que Dickens daba a la educación y cómo pretendía cambiarla, pues consideraba que la buena educación y el fin del analfabetismo eran la base para avanzar como sociedad.

En definitiva, el período de evolución y desarrollo que supuso la industrialización para Inglaterra como país dejó consecuencias brutales a la parte más pobre de la sociedad. Algunos autores como Charles Dickens contribuyeron a esta parte de la sociedad publicando a modo de crítica a través de sus obras la realidad que vivía una parte muy importante de la sociedad y que, desde las clases más altas, se pretendía ocultar. Estas obras no fueron solo importantes en el momento de su publicación, sino que, siglos después siguen siendo capitales en nuestra sociedad pues nos ayudan a entender la forma de vida de la era victoriana. Una forma magnífica de conectar un momento de la historia con el presente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: