Abalos ere Andalucia

Ábalos subraya que la sentencia del caso ERE “no afecta ni al actual Gobierno ni a la actual dirección del Partido”. Foto: psoe.es

Ábalos asegura que el Partido Socialista de Andalucía “ya depuró las responsabilidades políticas”

El secretario de Organización y ministro de Fomento, José Luis Ábalos, ha hecho la siguiente declaración en Ferrraz, para valorar la sentencia del caso ERE:

“Como PSOE, y como Gobierno también, sólo podemos expresar nuestro absoluto respeto por la decisión judicial adoptada por la Audiencia Provincial de Sevilla. José Antonio Griñan ha sido condenado a 6 años de cárcel y 15 de inhabilitación por malversación y prevaricación y Manuel Chaves a 9 años de inhabilitación por prevaricación

Una decisión judicial, una sentencia, que no nos puede dejar indiferente ni al Gobierno ni a la dirección del Partido, aunque se trate de un caso referido a la concesión de ayudas sociolaborales por parte de la Junta de Andalucía entre 2001 y 2009: es decir, a hechos de la pasada década.

Un caso, por tanto, que no afecta ni al actual Gobierno ni a la actual dirección del Partido Socialista, y por el que el PSOE de Andalucía ya depuró las responsabilidades políticas. Como saben, ninguno de los condenados ocupa ningún cargo público –todos ellos lo abandonaron-, y ni siquiera están afiliados como consecuencia de la depuración de responsabilidades que en su día se practicaron. Como pueden recordar Manuel Chaves, José Antonio Griñán y Gaspar Zarrías dejaron sus escaños en 2013, y dejaron de ser militantes de este partido cuando se enfrentaron al juicio oral. Quiero recordar que con el abandono de los escaños, lógicamente perdieron el aforamiento que les correspondía.

Y no puede dejarnos indiferentes porque se trata de una sentencia muy dura, sin perjuicio de que los afectados presenten recurso ante el Tribunal Supremo. Como tampoco nos puede dejar indiferentes –como digo- porque afecta a personas que en su día tuvieron importantes responsabilidades institucionales y orgánicas en el PSOE.

Se trata de un caso que ha sido esgrimido continuamente y abusivamente por el PP, sin duda también para tratar de desviar la atención de la corrupción estructural y sistémica de su propio partido.

En este sentido, el fallo nos permite cerrar esa ceremonia de la confusión con la que las derechas y sus epígonos a lo largo de estos 10 años tratan de normalizar su corrupción o arremeter sin ton ni son contra el Gobierno y contra su presidente, a sabiendas de que cuando sucedieron los hechos juzgados Pedro Sánchez a lo más que llegó fue a ser concejal de la oposición en el Ayuntamiento de Madrid.

Y nos permite también dar carpetazo a la ceremonia de la confusión de las derechas porque:

  • a) Ahora que está juzgado este caso, a diferencia del PP en el caso Gürtel, en el que sí fue condenado el propio partido por lucrarse con la trama de Bárcenas-Correa, el PSOE de Andalucía no ha sido nunca ni tan siquiera investigado en el caso de los ERE. Es decir, no es por tanto un caso del PSOE, sino de antiguos responsables públicos de la Junta de Andalucía
  • b) No se atribuye enriquecimiento ilícito a las personas afectadas, al contrario de lo que sí pasó con el PP.
  • c) Finalmente, el PSOE nunca trató de ocultar este caso, ni arremetió contra los jueces, ni trató de comprar el silencio de ningún inculpados, como sí hizo el PP, y, desde luego, no destruyó ninguna de las pruebas que pudieran afectar a este caso, todo lo contrario.

El problema de la corrupción con ser lamentable, rechazable, debe ser extirpado de la vida política, pero lo importante no es tener que presenciar hechos de este carácter tan lamentable sino cómo reaccionamos ante los mismos. Y eso es básico y fundamental. Si tratamos efectivamente de extirparlo de la vida pública o pretendemos contemporizar con ello, convivir con ello, encubrirlo o minusvalorarlo”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: