Proceso de aprendizaje de los niños

Tres vías para que los niños profundicen en el proceso de aprendizaje

El proceso de aprendizaje en los niños es muy similar al que experimentan otras especies animales, principalmente los mamíferos que viven en sociedad. Así, un elemento imprescindible en este fenómeno es el juego, porque es lo que les permite explorar su capacidad intelectual y física.

Los niños aprenden a partir de todo lo que hay en su entorno inmediato y lo hacen explorando, experimentando, repitiendo acciones e imitando lo que hacen los adultos u otros niños. Los estímulos que se generan en el proceso de aprendizaje son muy numerosos y una de las obligaciones de padres, tutores, profesores y adultos en general es aportar más estímulos para llegar más lejos en este proceso.

Qué papel ocupan los adultos en el aprendizaje infantil

Los adultos deben facilitar a los pequeños la comprensión de su entorno. Son muchos los estudios y proyectos empíricos que demuestran que la interacción entre adultos y niños en el aprendizaje ofrece resultados positivos, pues les ayudan a canalizar su atención de forma activa, mejorar su comportamiento y alcanzar un mayor desempeño académico.

Los adultos son los responsables de ofrecer los juguetes a los pequeños, controlar el trato de los niños entre ellos, vigilar su comportamiento y reforzar su seguridad. Pero además de esto, los adultos son los encargados de introducir estrategias encaminadas a fomentar ese proceso de aprendizaje.

Introducir nuevos conceptos, expandir su conocimiento

A menudo se dice que los niños son como esponjas, porque son capaces de interiorizar conceptos con una facilidad asombrosa. Su cerebro está abierto a la adquisición de conocimientos casi sin prejuicios, sin barreras limitantes.

El caso de los idiomas es un buen ejemplo de ello. A la tradicional recomendación de introducirles en un idioma no nativo desde bien pequeños, con juegos, series de animación, películas o música, otra opción alternativa es que comiencen la etapa educativa siguiendo un sistema educativo que mantenga algunas diferencias con el español.

Así, el colegio británico en Madrid Saint George School ofrece la mejor educación británica en la capital. El sistema de educación británico se caracteriza por buscar la excelencia académica en todas las etapas. En este centro se inicia desde los 2 años y finaliza en el momento previo a entrar en la universidad. Una vez se alcance esta fase, el alumno puede elegir entre continuar sus estudios en España o trasladarse al extranjero.

Este tipo de enseñanza difiere del sistema educativo español en varios aspectos. El Currículum Británico centra más el interés en que los alumnos desarrollen sus habilidades, mientras que en España todavía hoy juega un papel muy importante la memorización de datos. En una sociedad como la actual tan marcada por la incertidumbre, saber abordar problemas y encontrar soluciones testeando diferentes puntos de vista, así como destinar más esfuerzos a la evaluación continua que a pruebas finales son condicionantes muy bien valorados del sistema de educación británico.

El juego en el proceso de aprendizaje

El juego es el principal medio de aprendizaje para los niños. De manera resumida, jugar es adaptarse a la realidad humana a través de procesos que son divertidos y mediante los cuales se van adquiriendo conocimientos.

Los adultos deben participar y potenciar el juego de roles, pues debemos tener en cuenta que los niños imitan todo lo que hacen las personas de mayor edad. Los juegos y juguetes educativos, como los que ofrece Ludca, solo deben ser administrados a los pequeños con la supervisión de personas responsables, que son los que van a dirigir el proceso de aprendizaje.

El papel de los adultos en este caso es introducir retos y problemas que los niños tienen que resolver. Una de las claves es ir aumentando la dificultad a medida que se van adquiriendo conocimientos, para que el aprendizaje suponga siempre algo motivador, desafiante.

Proceso de aprendizaje

Si los juegos son muy sencillos, los niños acaban resolviéndolo casi de inmediato, pero si es muy complejo, se frustra y no quiere continuar. Esta máxima hay que mantenerla presente en cualquier etapa de la educación infantil, pero especialmente en aquellos momentos en los que los alumnos cambian de ciclo de enseñanza o de centro.

La creatividad en el proceso educativo

El educador y conferenciante británico Ken Robinson cuenta en su charla TED “Changing Paradigms” un experimento en el que participaron niños con diferentes edades. A los 5 años se les preguntó qué usos tiene un clip. Un altísimo porcentaje de los niños, el 98%, encontraba tantos usos que se consideraron genios de la creatividad.

Los niños fueron preguntados de nuevo cuando cumplieron 10 años, pero entonces, el ratio de genios ya había descendido hasta el 50%. En los años siguientes, la creatividad iba descendiendo de manera casi total, hasta el punto de que los adultos apenas conseguimos encontrarle utilidad a los clips más allá de las que todos imaginamos.

¿Por qué ocurre esto? Ken Robinson mantiene que eso se debe a que los procesos educativos son muy restrictivos y solo tendemos a considerar como válido lo que dice el libro o el educador, y no hay espacio para el debate crítico.

Este ejemplo muestra que una de las fórmulas para desarrollar adultos con criterio es necesario educar la creatividad y la innovación desde la infancia. Esto se puede conseguir no castigando el error, promoviendo actividades que estimulen el pensamiento diferente y animando a los niños a innovar y experimentar.

Garantizar una educación infantil plena es básica para el desarrollo de los niños en igualdad. Se trata de una disciplina que hay que financiar de manera adecuada, dedicando recursos suficientes tanto materiales, económicos y humanos, pues lo contrario acaba traduciéndose en sociedades pobres intelectualmente, con nula capacidad crítica y con pocas opciones de prosperar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: