Smartwatch vs Smartbands: ¿en qué se diferencian?

Smartwatch vs Smartbands

Los relojes inteligentes ya son una constante en la vida moderna, pero, ¿habías oído hablar de las Smartbands? Las pulseras cuantificadoras se han vuelto muy populares y pueden ser bastante útiles en distintas ocasiones.

Hoy conoceremos cuales son las características de cada tipo de tecnología y las diferencias entre ambos dispositivos. Con esta información podrás decidir si comprar Smartwatch o una Smartband, según tus necesidades.

¿Qué es un Smartwatch?

Un Smartwatch es lo que conocemos como reloj inteligente, es decir, un dispositivo electrónico con el aspecto de un reloj tradicional, pero que tiene la capacidad de conectarse con el móvil y permitir la visualización de mensajes, notificaciones push, recepción de llamadas y otras funciones.

También permiten controlar la música de tu teléfono y algunas aplicaciones que se pueden personalizar. Algunos modelos trabajan en conjunto con apps que controlan la cantidad de calorías que se quema en base al tiempo de ejercicio físico.

Smartwatch

¿Qué es un Smartband?

Son pulseras inteligentes y existen en diferentes formas, materiales, colores y diseños. Su función es la de llevar control de algunos aspectos de la vida cotidiana como las horas de sueño, ejercicio, contar los pasos y calorías consumidas con las actividades diarias.

Poseen un sensor que permite medir el movimiento y de esa manera detectar tus actividades, aunque pueden tener algunos elementos adicionales, como medidores de pulso. Algunas pulseras inteligentes tienen pantalla y permiten consultar las notificaciones de tu teléfono móvil, pero dependerá del modelo.

Estas transmiten los datos recopilados al dispositivo móvil, a una aplicación específica que genera estadísticas sobre la información recibida.

Smartbands

¿Diferencias, ventajas e inconvenientes de cada dispositivo?

La principal diferencia entre ambos dispositivos es que las pulseras inteligentes no requieren estar conectadas al móvil para funcionar. Solo necesitan unos minutos de conexión cada cierto tiempo para descargar los datos a la aplicación que traducirá todo y se hará cargo de proporcionar estadísticas sobre las diferentes mediciones que se han llevado a cabo con el paso de los días.

De esta forma se consigue un ahorro considerable en la batería del móvil, ya que no permanecen sincronizados constantemente como si ocurre con los relojes inteligentes. Igualmente, la batería de una pulsera inteligente suele durar mucho más que la de un reloj, porque el último requiere estar sincronizado con el Bluetooth de los móviles Dual SIM.

Otra gran diferencia, y quizás una ventaja de los relojes sobre las pulseras, es que el diseño de las primeras resulta mucho más atractivo y permite mantenerse al tanto de las notificaciones del móvil y cumplir con algunas acciones, como la respuesta de llamadas y mensajes sin tener que sacar el móvil del bolsillo.

El inconveniente es que no todos los relojes inteligentes están capacitados para trabajar con la recolección de datos vitales, ya que solo se comportan como una extensión del dispositivo móvil.

Con toda esta información, puedes elegir la opción que te parezca más conveniente según las necesidades y el tipo de actividades que desees realizar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: