Qué es el método Scrum y cómo se aplica a tu empresa

Metodo Scrum

El método Scrum es una dinámica de trabajo que permite a las empresas conseguir objetivos a corto tiempo y de forma más efectiva. Está basado en la labor en equipo, proponiendo metas en plazos mínimos, lo cual ayuda en su consecución. ¿Te parece interesante? Pues si estás interesado en este tipo de técnicas sigue a los expertos de Emprendepyme.

Esta metodología debe su nombre a un término deportivo proveniente del rugby. En este caso, los jugadores de un equipo se colocan hombro con hombro para obtener el balón disputado con el rival. Como se ve, en ambas situaciones se hace énfasis en la necesidad del grupo como solución a los problemas inmediatos.

El Scrum y su implementación en las compañías

Para que el Scrum funcione se debe contar con un equipo de trabajo multidisciplinar. Es decir, cada miembro será capaz de solucionar cualquier tarea en vez de dividirlas. Esto ayuda a que el grupo se concentre en lograr un objetivo en común.

Scrum

Esta técnica, además, requiere que las tareas se resuelvan en periodos cortos, los cuales reciben los nombres de «sprints». Se busca solventar los problemas más relevantes al comienzo y, finalmente, lo que menos importancia requieren se dejan para el final.

Existen muchos ejemplos para llevar a cabo esta dinámica en cualquier empresa, sin importar su sector laboral. Puedes informarte bien sobre algunos de ellos, además del empleo de la metodología y todo lo referente para que tengas claro que así se desarrolla el Scrum.

Ventajas del Scrum para las empresas

Pese a que se trata de una metodología cuyo conocimiento es un poco nuevo, el Scrum se emplea desde finales de los años 80, sobre todo en las empresas desarrolladoras de software y afines a las nuevas tecnologías.

Algunas de las ventajas que han propiciado para las empresas son:

  • Reducción del tiempo de trabajo casi a la mitad.
  • Mayor compenetración entre los miembros del equipo.
  • Resolución completa de tareas sin aumento del esfuerzo.
  • Desarrollo de la versatilidad en las habilidades de los trabajadores.
  • Eliminación del concepto de «jefe». En el Scrum no hay quien dirija, sino que se trata de un trabajo consensuado en el que todos participan activamente.
  • El Scrum permite al cliente conocer lo que se está realizando.

La inclusión del cliente como un nuevo miembro

Una de las novedades del Scrum como técnica de trabajo es la inclusión del cliente como un miembro más del equipo.

En cada reunión realizada, el cliente forma parte activa de las distintas propuestas, además de los métodos de solución a los problemas. Esta ventaja permite que se realicen modificaciones y que todo vaya de acuerdo con lo deseado por el destinatario del proyecto.

La resolución de objetivos con esta nueva técnica es mucho más sencilla, principalmente porque no existen intermediarios para la comunicación y resolución de inconvenientes.

En un mundo empresarial tan competitivo, en el que es necesario tener mayor rendimiento y sin aumentar el esfuerzo, el Scrum es una magnífica alternativa para las empresas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: